Venezuela se encuentra en la categoría «Nivel de Riesgo Alto» en el nuevo informe de ACAPS

(Ginebra, 03/04/2019) La institución de información humanitaria ACAPS ha publicado su informe «Crisis a la vista: Análisis de riego trimestral». En dicho reporte incluye a Venezuela en la categoría  «Nivel de riesgo alto».

De acuerdo a ACAPS, la hiperinflación, sequía y deterioro de la situación política en Venezuela causa un incremento de las necesidades y más desplazamientos.

Fundamentos

Se espera que la economía de Venezuela continúe en espiral, con la inflación prevista para alcanzar
10.000.000% a fines de 2019. La profundización de la crisis política y socioeconómica dentro del país ha provocado el colapso de los servicios, el deterioro de la salud, la seguridad alimentaria y la nutrición entre la población, y uno de los mayores desplazamientos masivos en la historia de América del Sur. 2.7 millones de personas han huido del país desde 2014 y la se espera que el número llegue a 5.3 millones para fines de 2019.

Las tensiones entre el gobierno de Maduro y la oposición aumentaron a principio de 2019. Existe el riesgo de que la presión de las partes interesadas internacionales que exigen un cambio en el liderazgo de Venezuela y la amenaza de intervención armada podría conducir a un potencial
enfrentamiento armado entre el gobierno y la oposición respaldada por Estados Unidos. Además, es probable que el creciente descontento provoque disturbios civiles a gran escala, y existe un riesgo
que las protestas masivas podrían ser reprimidas violentamente por las autoridades venezolanas. La sequía en combinación con un episodio de El Niño confirmado a principios de 2019 es
también causante de preocupación.

Impacto

Con la inflación en espiral, la situación de vida de los venezolanos dentro del país es probable que se  deteriore significativamente, con mayor escasez de alimentos y medicamentos, aumentando
las muertes causadas por el fracaso del sistema de salud, así como la parálisis del comercio,
educación, y aumento de la pobreza. Los medios de vida y la seguridad alimentaria también corren el riesgo de verse afectados de manera desproporcionada por la sequía actual y el episodio de El Niño.

Es probable que la confrontación armada y los disturbios civiles a gran escala empeoren significativamente la situación humanitaria, crear graves preocupaciones de protección para los civiles y desencadenar más desplazamientos. La migración de Venezuela no muestra signos de desaceleración, y es probable que la afluencia continua siga impactando a los países vecinos, lo que restringe las capacidades y que conduce al deterioro de los servicios básicos. Posible rechazo o cambio en las políticas migratorias de los países receptores probablemente conducirían a dificultades crecientes para los refugiados venezolanos  acceder a una condición jurídica u obtener derecho al empleo.

Traducción no oficial

Para leer el informe completo, ingresa aquí