OCHA: La COVID-19 continúa afectando los medios de vida, los ingresos y el poder adquisitivo de los hogares más vulnerables de Venezuela

(Caracas, 6/01/2021) La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) publicó un nuevo informe sobre el panorama y necesidades humanitarias en Venezuela, enfocándose en los efectos de la pandemia causada por la COVID – 19 en los medios de vida y acceso a servicios básicos.

Hasta el 26 de diciembre, las autoridades han confirmado 111.951 casos de COVID-19 en el país, 106.105 personas recuperadas y 1.013 fallecidas. Durante el último mes, de acuerdo con el reporte de las autoridades, la tendencia de casos diarios confirmados ha disminuido. Entre el 19 y el 26 de diciembre se registró un promedio de 310 casos diarios, que representa una reducción del 67.2 por ciento frente al promedio de casos reportados en septiembre (946 casos diarios).

La Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) ha reforzado la cooperación técnica con el Instituto Nacional de Higiene “Rafael Rangel” como parte de los esfuerzos para aumentar la capacidad de diagnóstico de la COVID-19. A tal efecto, la OPS/OMS distribuyó 340.000 pruebas antigénicas en los 24 estados del país y un total de 27 máquinas lectoras. Además, apoyará a las autoridades con la puesta en marcha de un laboratorio móvil con el nivel de bioseguridad necesario para realizar pruebas confirmatorias de PCR en el oriente del país.

Como parte de las acciones de respuesta a la pandemia, los días 16 y 22 de noviembre arribaron al país dos aviones con un total de 47 toneladas de suministros de salud gestionadas por UNICEF, que incluyen Equipos de Protección Personal (EPP) para trabajadores en la primera línea de lucha contra la COVID-19 y vacunas.

Las autoridades nacionales informaron que en diciembre se implementará un plan general de flexibilización de las medidas de cuarentena que estuvieron vigentes hasta noviembre. También se anunció que solo vuelos comerciales de Bolivia, México y Turquía siguen activos, así como los vuelos nacionales a destinos turísticos como Porlamar y Los Roques.

Durante el último mes se ha mantenido la tendencia de una movilidad mixta de las personas entre Venezuela y los países vecinos. El flujo de personas retornando al país continúa, aunque en menor medida. La disminución en el número de personas retornadas por los distintos pasos fronterizos formales ha llevado a una menor demanda y presión sobre los espacios de alojamiento temporal (PASI) establecidos por las autoridades en los estados fronterizos. El número de PASI ha ido disminuyendo en las últimas semanas y en la actualidad se mantienen 16 en funcionamiento en el estado Táchira, 12 en Bolívar, nueve en Zulia y dos en Apure.

Como parte de la movilidad mixta de personas, también hay reportes de venezolanos saliendo del país por vías irregulares, alentados en parte por la flexibilización de las medidas de cuarentena en países vecinos. Diversos reportes dan cuenta de las necesidades y riesgos de protección que enfrentan las personas que salen de Venezuela, tanto en el camino hacia la frontera como por los cruces irregulares.

Además de por vía terrestre, se están registrando salidas por vía marítima. En el mes de diciembre tuvieron lugar varios naufragios de embarcaciones que desde Güiria (estado de Sucre) se dirigían a Trinidad y Tobago. Hasta la fecha han fallecido un total de 32 personas y se estima que podría haber una docena de desaparecidos.

En diversos estados del país se siguen reportando limitaciones en el acceso continuo a los servicios de agua, electricidad, gas doméstico y telecomunicaciones. Las autoridades han reportado un aumento en la producción doméstica de combustible, por lo que se ha reportado cierta mejora en la distribución de gasolina en Caracas, aunque sigue siendo un reto en la mayoría de los estados del país, incluyendo para actores humanitarios.

En noviembre, las lluvias generadas por la continuidad del fenómeno La Niña y del paso del huracán Lota por el Mar Caribe, han impactado principalmente al occidente del país y con mayor severidad a los estados Táchira, Zulia, Falcón y Lara. Las continuas lluvias han causado el desbordamiento de ríos, inundaciones, deslizamientos de tierra, colapso de los sistemas de alcantarillado y fallas en los servicios públicos como la electricidad, las telecomunicaciones, el agua y el gas. En el estado Zulia, se estima que unas 5.000 familias fueron afectadas por las inundaciones en Maracaibo. En el municipio de la Guajira, unas 1.250 personas se vieron afectadas por las lluvias y las inundaciones causadas por el desbordamiento del río Chama. Se estima que afectaron a más de 2.000 personas y 6.500 hectáreas de cultivos. En el estado de Táchira, las autoridades confirmaron 3.356 personas afectadas en el municipio de Junín y se calcula que más de 1.000 personas resultaron afectadas en los municipios Bolívar y San Cristóbal. En el estado Falcón, las lluvias afectaron a 15 municipios y se registró un deslizamiento de tierra en el cerro Santa Ana. Por otro lado, el desborde de quebradas que afectó a unas 3.100 familias. En el estado Lara, se vieron afectadas al menos 1.747 hectáreas de cultivos, con un total de 492.025 toneladas de alimentos en peligro.

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMEH) y Protección Civil continúan el monitoreo de la situación y las autoridades locales, con apoyo del nivel nacional, han implementado actividades de respuesta a las personas afectadas, priorizando el restablecimiento de los servicios de agua y electricidad, el drenaje de aguas, la remoción de material para despejar las vías de transporte y la dotación de ciertos insumos y enseres. En el estado Táchira, socios humanitarios están trabajando con las autoridades locales para apoyar con el suministro de agua, kits de higiene y dignidad, enseres y kits de hábitat a las personas afectadas.

El impacto de la COVID-19 continúa exacerbando la afectación de los medios de vida, los ingresos y el poder adquisitivo de los hogares más vulnerables y aumentando las necesidades en términos de seguridad alimentaria y nutrición de la población. El análisis de alerta temprana sobre los focos de inseguridad alimentaria aguda publicado por FAO y el PMA, refieren los hallazgos de 2019, donde se estimó que 7 millones de personas enfrentan seguridad alimentaria moderada y 2,3 millones de personas seguridad alimentaria severa.

Hasta el 10 de noviembre, la respuesta humanitaria en Venezuela, bajo la coordinación de las Naciones Unidas, ha recibido unos 214,4 millones de dólares para responder a las necesidades humanitarias. De estos fondos, se han movilizado 138,4 millones de dólares a través del Plan de Respuesta Humanitaria, representando el 18.1 por ciento de los fondos requeridos para su implementación total. A pesar de un aumento significativo en la financiación en los últimos meses, la brecha en la cobertura del plan de respuesta humanitaria sigue siendo el reto mayor para asegurar una respuesta en línea con las necesidades.

DESTACADOS
  • Hasta el 26 de diciembre, se reportan 111.951 casos de COVID-19, 106.105 personas recuperadas y 1.013 fallecidas. Los estados más afectados son: Distrito Capital, Miranda y Zulia.
  • Llegaron a Venezuela 340.000 pruebas para el diagnóstico por detección de antígenos y 35 equipos lectores gestionados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
  • Se mantiene la tendencia de movilidad mixta entre Venezuela y los países vecinos. Hasta el 2 de diciembre, según datos oficiales, 143.000 personas habían regresado a Venezuela.
  • Las lluvias han causado desbordamiento de ríos, inundaciones, deslizamientos de tierra, colapso de sistemas de alcantarillado y fallas en los servicios públicos hasta noviembre.
  • En 2020, la respuesta humanitaria, incluyendo a la pandemia COVID-19, ha alcanzado a más de 4,2 millones de personas con algún tipo de asistencia entre enero y octubre.
CIFRAS CLAVE

4,2M Alcanzados con asistencia hasta octubre

3,1M Alcanzados con ayuda COVID hasta octubre

238 Proyectos incluidos en el Plan 2020

Informe completo