Grupo Internacional de Contacto anuncia creación de una oficina para asuntos humanitarios en Caracas

(San José, 09/05/2019)  El Grupo de Contacto Internacional (ICG por sus siglas en inglés) se reunió los días 6 y 7 de mayo en San José, Costa Rica, a nivel ministerial motivados a la preocupación por los hechos ocurridos en Venezuela desde el 30 de abril.

En esta oportunidad los miembros del ICG renovaron su compromiso con una solución política, pacífica, democrática y de propiedad venezolana, a través de la celebración de elecciones presidenciales libres y justas tan pronto como sea posible.

El ICG reafirma su fuerte rechazo al uso de la fuerza contra civiles y expresa sus profundas condolencias a las familias y amigos de las víctimas. El Grupo insta a las fuerzas de seguridad a actuar con la máxima moderación para evitar una mayor pérdida de vidas y sufrimientos. «Los grupos armados irregulares deben ser disueltos», enfatizaron.

Además, los miembros del ICG afirmaron que los responsables de «la violencia indiscriminada» serán responsables. Reiteraron que el derecho a la protesta pacífica debe ser respetado y las manifestaciones deben seguir siendo no violentas. El Grupo condenó firmemente los actos de violencia contra periodistas y subraya que la libertad de los medios de comunicación debe ser respetada.

«La prioridad ahora es evitar una mayor escalada de una situación que ya es extremadamente tensa. Para esto es imperativo restablecer la democracia, el estado de derecho y la separación de poderes. Los acontecimientos actuales confirman que la única salida sostenible de la crisis actual es una que sea incluyente, democrática y pacífica, en el marco de la constitución del país. No se deben tomar acciones de naturaleza represiva, judicial o política que hagan esta posibilidad más remota», dijeron los miembros ICG.

El ICG condena firmemente los procesos judiciales «defectuosos» destinados a criminalizar las protestas y las opiniones políticas, como los procedimientos iniciados contra varios representantes de la Asamblea Nacional. Los líderes y miembros del partido deben poder llevar a cabo su trabajo pacíficamente sin intimidación y represalias. «La Asamblea Nacional elegida democráticamente, bajo su presidente Juan Guaidó, debe permanecer en el centro de la vida política en el país, sus prerrogativas constitucionales deben ser respetadas y, de conformidad con su legislación nacional, la inmunidad parlamentaria de sus miembros debe estar plenamente garantizada», aseguraron. En este sentido, el Grupo también condena la desaparición forzada del Representante Gilber Caro, cuya suerte y paradero siguen sin conocerse. Responsabiliza a las autoridades relevantes por su seguridad e integridad.

Sobre la base del trabajo realizado desde la Declaración Ministerial de Quito, el ICG destaca que la mejor manera de avanzar es un proceso político negociado y creíble, con el objetivo de llevar al país a elecciones democráticas. Esto requiere medidas urgentes y significativas de fomento de la confianza, como la liberación de los presos políticos y los cambios en las respectivas ramas del poder para que sean independientes y responsables. El ICG afirmó que continuará apoyando y facilitando los esfuerzos que permitan al país avanzar en esta dirección.

El ICG expresó su profunda preocupación por el sufrimiento del pueblo venezolano causado por el aumento de la inseguridad y el deterioro continuo de la situación humanitaria, que se ha exacerbado aún más por la falta de suministro de electricidad y agua en muchas zonas del país. En vista de esto, el GCI apoya plenamente los esfuerzos en curso de las Naciones Unidas para establecer un sistema eficaz de respuesta humanitaria y prestar asistencia a quienes más lo necesitan. En este sentido, también subrayó la necesidad urgente de una respuesta humanitaria sustancial que sea acorde con las necesidades y en pleno cumplimiento de los principios humanitarios y la resolución 46/182 de la AGNU. «Es importante y urgente que las organizaciones humanitarias tengan acceso sin trabas y que puedan brindar eficazmente y aumentar significativamente la asistencia rápidamente, sin restricciones, sin ninguna interferencia política», recordaron los miembros del ICG.

El ICG elogió los avances logrados desde su última reunión en el funcionamiento del sistema de respuesta humanitaria que trabaja bajo el paraguas de ECCA (Equipo de coordinación de cooperación y asistencia) y en la entrega de apoyo humanitario a las personas necesitadas, y señala la importante contribución del ICG a estos esfuerzos.

Pero destacaron que la capacidad de implementación «sigue siendo débil en comparación con la escala de necesidad». Por lo tanto, el ICG solicitó medidas adicionales para facilitar el establecimiento de organizaciones nacionales e internacionales especializadas adicionales, en particular las ONG internacionales, en el país y para facilitar el despliegue de operaciones humanitarias en el terreno, de conformidad con los compromisos asumidos por los actores relevantes. Para dar seguimiento a estos compromisos, y para intensificar el trabajo en apoyo de la ECCA, el ICG informó que establecerá un grupo de trabajo humanitario en Caracas. El Grupo hace un llamado a los donantes para mejorar las contribuciones. La comunidad de donantes debe coordinar más eficazmente y el ICG acoge con satisfacción la propuesta de la UE de organizar una primera reunión con este propósito.

«Si bien la solución a la crisis de Venezuela tiene que venir de los venezolanos, la comunidad internacional tiene el deber y la responsabilidad de contribuir a crear las condiciones para que la paz, la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos prevalezcan en Venezuela», enfatizaron los miembros de ICG. En este sentido, habiendo revisado su contribución hasta el momento, el ICG ha decidido continuar su trabajo sujeto a la evaluación periódica de los progresos realizados. Además afirmaron que el ICG está listo para emprender una misión a nivel político en Caracas, para presentar y discutir opciones concretas para una solución pacífica y democrática a esta crisis.

El Grupo de Contacto Internacional afirmaron que  continuarán colaborando con sus socios regionales e internacionales hacia una solución política, pacífica y democrática. Acoge con satisfacción la participación del Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, el Primer Ministro de Saint Kitts y Nevis, en su calidad de Presidente de la CARICOM, el Secretario General de la CARICOM y el representante de la Santa Sede en la sesión de divulgación de la reunión. También da la bienvenida y acepta la invitación extendida por el Grupo de países de Lima para reunirse. Ha decidido tener intercambios similares con los países de CARICOM y otros interlocutores relevantes. El grupo también decidió convocar nuevamente a nivel ministerial, en un futuro próximo, para evaluar los desarrollos y decidir los próximos pasos.

Traducción no oficial.

Para leer el comunicado oficial ingrese aquí