Alto Comisionado de ONU para los Derechos Humanos llama al gobierno venezolano a garantizar el derecho a manifestarse y a opinar

(Nueva York, 11/04/2017, ACNUDH ). El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos pidió hoy al gobierno venezolano que respete el derecho a la manifestación pacífica y la libertad de expresión de sus ciudadanos e hizo un llamado «a todas las partes» a renunciar a la violencia.

Elizabeth Throssell, portavoz del Alto Comisionado expresó la preocupación por los informes sobre (actos de) violencia durante las protestas. Razón por la cual, expresó: «hacemos un llamamiento al gobierno de Venezuela para que se asegure que sean respetados el derecho a la manifestación pacífica y a la libertad de opinión»

La portavoz también se refirió a la inhabilitación para ejercer cualquier cargo público durante 15 años del líder opositor Henrique Capriles y recuerda que éste ha sido democráticamente elegido y ha sido dirigente durante más de dos décadas.

Y, ante los recientes acontecimientos instó «a las fuerzas de seguridad para que operen en concordancia con los estándares internacionales sobre derechos humanos» en sus acciones para «gestionar» las manifestaciones. De igual forma, Throssell pidió a los manifestantes que «usen medios pacíficos para hacer oír sus voces», y pidió a todos los implicados que renuncien a la violencia.

En este contexto, la Oficina del alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, pidió «una investigación independiente» sobre la muerte del joven Jairo Ortiz, de 19 años, fallecido la semana pasada en el municipio Carrizal, ubicado en el estado de Miranda.

Al principio se informó que el joven había muerto en el contexto de las manifestaciones antigubernamentales en dicha localidad, pero el gobierno negó ese extremo y afirmó que el joven había sido abatido por un policía de tránsito cuyas funciones no se corresponden con tareas de orden público.