OIM y ACNUR alertan que la crisis de migrantes y refugiados venezolanos corre el riesgo de ser olvidada ante la falta de financiamiento

( Ginebra, 15/06/2021)  En aras de la Conferencia Internacional de Donantes del 17 de junio, el ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) pidieron apoyo internacional renovado para abordar las necesidades urgentes de los refugiados y migrantes de Venezuela y para ayudar a sus países de acogida.

“Dado que el éxodo de venezolanos se prolonga en el tiempo, corre el riesgo de convertirse en una crisis olvidada”, dijo el Representante Especial Conjunto ACNUR-OIM para los Refugiados y Migrantes Venezolanos, Eduardo Stein.

“La pandemia de COVID-19 continúa devastando la región y está en juego el futuro de millones de refugiados y migrantes y sus anfitriones. La solidaridad y el compromiso son más necesarios que nunca para garantizar la prestación continua de asistencia ”, señaló Stein.

Tanto el ACNUR como la OIM advierten que los bloqueos prolongados, la pérdida de medios de vida y el aumento de la pobreza están obligando a muchos refugiados y migrantes venezolanos a depender de la asistencia humanitaria de emergencia para sobrevivir, creando necesidades graves en las áreas de salud, seguridad alimentaria, agua y saneamiento básico, así como en el acceso a la educación y las oportunidades de obtener ingresos. «La pandemia también ha provocado un aumento de las tasas de desalojos y personas sin hogar, así como un aumento espectacular de los casos denunciados de violencia de género y necesidades de salud mental», destacan ambas agencias.

A su vez, en el comunicado conjunto se recordó que la continua salida de refugiados y migrantes de Venezuela es una de las mayores crisis de desplazamiento externo en el mundo, con más de 5,6 millones de personas han abandonado el país. «En este contexto, el Plan Regional de Respuesta para Refugiados y Migrantes (RMRP) 2021 reúne a 159 organizaciones para responder a sus necesidades urgentes y establecer soluciones de resiliencia e integración a más largo plazo dirigidas a cerca de 3,3 millones de venezolanos y miembros de la comunidad de acogida. Sin embargo, el plan de 1.440 millones de dólares sigue siendo críticamente insuficiente», destaca el comunicado.

El ACNUR y la OIM subrayan que los países de América Latina y el Caribe albergan al 80% de los refugiados y migrantes de Venezuela y han seguido mostrando su solidaridad durante la emergencia sanitaria mundial, en particular mediante el establecimiento de programas de regularización a gran escala. «Sin embargo, la capacidad nacional se ha visto amenazada por la pandemia», advierten.

“La carga no debería recaer solo en los países de la región. La comunidad internacional tiene la responsabilidad de apoyar estos esfuerzos en favor de la estabilidad regional ”, dijo Stein. «Un déficit de financiación dejaría a cientos de miles de personas desprotegidas, con pocas opciones para reconstruir una vida con dignidad».

Ante este escenario, ambas agencias recuerdan que Canadá acogerá la próxima Conferencia Internacional de Donantes en Solidaridad con los Refugiados y Migrantes Venezolanos el 17 de junio de 2021, en colaboración con ACNUR y la OIM, quienes codirigen la Plataforma Regional de Coordinación Interinstitucional para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V). El evento reunirá a los gobiernos anfitriones y donantes y a los actores clave involucrados en la respuesta, incluido el sector privado, los bancos de desarrollo y la sociedad civil.

Traducción no oficial

Fuente oficial