ACAPS: «Los riesgos de explotación de los migrantes venezolanos se incrementarán a medida que los requerimientos de ingreso se vuelvan cada vez más estrictos»

(Noruega, 25/06/2019) ACAPS, organización que provee de información en contextos humanitarios ha realizado un nuevo reporte donde analiza los riesgos humanitarios del flujo migratorio en la frontera norte de Perú.

La llegada de migrantes y refugiados venezolanos camino a Ecuador en la frontera del norte de Perú (Tumbes) tuvo in aumento significativo a principios de junio ante la implementación no nuevas medidas para el ingreso al país. Bajo las nuevas medidas serían aplicadas a partir del 15 de junio, se necesita que los venezolanos presenten pasaportes, sin importar que se  encuentren vigentes o vencidos, y una «visa humanitaria» la cual se optiene en los consulados de Perú previo a la llegada al país. Entre el 8 y el 15 de junio, al rededor de de 34.000 personas llegaron a la frontera, causando grandes retrasos en el proceso, agregándo la presión sobre la ayuda humanitaria. Se reportan que las necesidades prioritarias de las nuevas personas que llegan a Tumbes incluyen alimento y nutricón, agua, medicinas, protección y refugios.

Alcance y escalas anticipadas

El miedo a restricciones adicionales podría potencialmente llevar  a una nuevo aumento de llegadas si la gente intenta cruzar la frontera antes de que se establezcan otras reglas. Un aumento en las llegada de venezolanos podría causar que se limite la capacidad de respuesta de las organizaciones humanitarias. Cambios legislativos en los países vecinos probablemente impactarán en la situación de Perú. Al Perú ser tanto un país de tránsito como de destino podría tener aumentos adicionales en las necesidades de otras regiones de ese país.

Grupos vulnerables afectados

De acuerdo a la última matriz de monitoreo (DTM) realizado en Tumbes, 75% de los personas entrevistadas tenían entre 18 y 34 años y 43% eran mujeres. Las mujeres eran más propensas a viajar con menores que los hombres, y factores adicionales de vulnerabilidad, como el ser madres solteras (34.5%), estar amamantando (9%) y embarazos (7%) fueron documentadas.

Las mujeres y los niños son particularmente vulnerables a riesgso de protección durante el desplazamiento. La principal razón por las que los venezolanos huyen están relacionados a razones económicas. Se ha documentado que las nuevas personas que llegan a Tumbes carecen de recursos económicos para adquirir pasaportes. La mayoría de las nuevas personas que llegan a esta frontera se encuentran en una situación socioeconómica precaria, lo cual lo que aumenta el riesgo de supervivencia a la explotación sexual y laboral, así como otras estrategias de afrontamiento negativas. Estos riesgos están frecuentemente estos compuestos en refugios temporales sin espacios seguros adecuados para mujeres y niños. Aquellos que no tienen forma de adquirir pasaportes están en mayor riesgo de convertirse en víctimas de tráfico y otras formas de explotación, especialmente a medida que los requerimientos de ingreso se vuelvan cada vez más estrictos.

Factores agravantes

Aumento del rechazo y la xenofobia

La perceción negativa sobre los venezolanos y la xenofobia ha ido en aumento en Perú, vinculado al flujo  de venezolanos y la tensión sobre los servicios públicos y en el mercado laboral formal e informal. El interior de justicia recientemente relacionó el incremento en la criminalidad en algunas localidades a la migración proveniente de Venezuela. Otros políticos locales han hecho declaraciones reforzando esta percepción. AL mirar los resultados del DTM, 37.5% de quienes dejan el país rumbo a la frontera del sur con Chile y Argentina afirmaron que ellos experimentarion alguna forma de discriminación por su nacionalidad o su situación socioeconómica.

Al mismo tiempo, el gobierno peruano ha endurecido para los venezolanos el ingresar al país y adquirir el derecho al trabajo. Desde el 29 de abril, por lo menos 140 venezolanos han sido deportados debido a que brindarion antecedentes penales falsos para poder adquirir permisos de permanencia temporales.

Vulnerabilidades subyacentes

Los venezolanos que llegan a la frontera peruana están en un estado de vulnerabilidad en aumento con respecto a sus condiciones socioeconómicas y de salud. Esto en su mayoría debido a la desesperado situación que muchos venezolanos enfrentan en Venezuela desde 2017.

La producción nacional de alimentos en Venezuela se ha reducido en más de 60%, y las importaciones cayeron en más de 70%, llevando a una escasez significativa de alimentos y niveles alarmantes de inseguridad alimentaria a través del país. A pesar de que no hay información disponible sobre índices de desnutrición en Venezuela, la prevalencia de desnutrición se ha ido incrementando debido a la escasez de alimentos y sus altos precios, desde 3.6% en 2013 a 11.7% en 2017. Adicionalmente, la inflación ha tenido un efecto devastador sobre le poder adquisitivo. En enero 2019, la cesta básica que contiene 60 productos costaba al rededor de 360.115 Bs. Entre enero 2018 y enero 2019, el precio de la canasta básica se incrementó en 283.880%. Para poder adquirir la canasta básica, la persona tendría que ganar 20 salarios mínimos

Dado el agotamiento de los recursos de muchos venezolanos, se teme que los nuevo requerimientos incrementarán la vulnerabilidad y los riesgos de protección de los venezolanos sin pasaporte que tratan de salir de su país. Además, las altas temperaturas que se encuentran al rededor de los 28 grados en el norte de Perú probablemente incrementen los riesgos de deshidratación y agotamiento.

Traducción no oficial.

Reporte completo aquí