67% de los hogares de venezolanos encuestados en Colombia se encontraban viviendo en condiciones de hacinamiento

(Colombia, 05/10/2020) El objetivo de esta tercera ronda de evaluación de necesidades conjunta es conocer cuáles son los niveles de acceso y disponibilidad a bienes y servicios básicos de parte de los hogares y sus problemas para acceder a ellos, cómo han evolucionado las condiciones de vida desde el inicio de las medidas de aislamiento, y cuáles son las prioridades de la población de cara a la construcción del Plan de Respuesta a
Refugiados y Migrantes (RMRP) de 2021.

Entre el 21 y el 27 de julio de 2020, 208 encuestadores de 34 organizaciones del GIFMM realizaron más de 3.100 encuestas telefónicas a hogares que provienen de Venezuela. El diseño muestral permitió priorizar el análisis para 11 departamentos de Colombia: Antioquia, Arauca, Atlántico, Bogotá, Bolívar, La Guajira, Magdalena, Nariño, Norte de Santander, Santander y Valle del Cauca.

El Gobierno de Colombia ha adoptado varias medidas importantes para proporcionar a los refugiados y migrantes
accesos a servicios y derechos, también en el contexto de COVID. Sin embargo, la evaluación muestra que la población enfrenta diversas necesidades y riesgos de protección:

• Necesidades: Las tres principales necesidades percibidas por los hogares son alimentación (91%), apoyo de vivienda, por ejemplo, ayuda para pagar el arriendo (67%) y acceso a empleo o medios de vida (54%). Las personas entrevistadas tuvieron la opción de expresar su preferencia de modalidad relacionada para cada una de sus necesidades priorizadas.

El 35% de los encuestados tenían como modalidad preferida el dinero en efectivo, seguidos por 5% que prefieren bonos o cupones y también entrega de bienes, 3% servicios específicos y 6% respondieron que no saben, y un poco menos de la mitad (46%) no tuvo una modalidad preferida, es decir, eligió diferentes modalidades para cada prioridad.

• Necesidades específicas: La evaluación identificó varias necesidades específicas. El 12% de los jefes de hogar
encuestados presentan una discapacidad, solo el 16% de las personas encuestadas tienen un estatus regular, y el 28% de los hogares tiene al menos una mujer gestante y/o lactante.

Los hogares con jefatura femenina son más vulnerables; tienen mayor porcentaje de personas en situación dediscapacidad (11%), así como el mayor porcentaje de quienes no tienen ingresos (11%), y mayores afectaciones
en la alimentación (el 28% de hogares con jefatura femenina tienen 3 comidas al día vs 37% de los hogares
encabezados por hombres).

Además, los pueblos indígenas enfrentan alto riesgo de protección; las personas indígenas han reportado con mayor frecuencia haber tenido “situaciones” con grupos armados, y el 17% de los hogares que pertenecen a un
pueblo indígena tiene un miembro o más sin documento que lo identifique como venezolano (vs 11% de otras
comunidades).

• Medios de vida: El 9% de los encuestados no tienen fuente de ingresos, y el 19% de los hogares informa que ninguno de sus miembros realiza alguna actividad económica remunerada. Solamente el 31% de las personas en edad de trabajar lo hacen, y de ellos únicamente el 3% cotiza a pensión. La proporción de hogares con al menos un miembro cuya actividad principal es el trabajo ha disminuido 26 puntos porcentuales, respecto a aquella reportada antes de la emergencia sanitaria por COVID-19. El 92% de los hogares indican que la disponibilidad de recursos financieros es una barrera para acceder a alimentos.

• Seguridad alimentaria y nutrición: El 69% de los encuestados declararon haberse privado de al menos unacomida diaria de las tres necesarias, con un 60% de los hogares que comieron dos veces al día y 9% que lo hicieron solo una vez. Esto está acompañado de una baja diversidad en la dieta, particularmente de grupos alimentarios con mayor valor nutricional como frutas, verduras, leche, carne y azúcares.

El 42% de los encuestados declararon incurrir en estrategia  de supervivencia de emergencia, para hacer frente a la falta de alimentos o dinero para comprar alimentos. Es decir, están reduciendo la productividad futura del hogar con estrategias de las que es difícil recuperarse por suponer un riesgo a la integridad, salud o seguridad de quien las adopta.

El 82% de los hogares donde hay un/a niños y/o niñas menores de seis meses reportaron lactancia exclusiva.

• Agua, saneamiento e higiene: El 33% no acceden a fuentes de agua mejoradas. En cuanto a la calidad del suministro, el 36% de los hogares no cuenta con acceso a agua potable cuando lo requiere. El 12% de los hogares encuestados usa métodos no adecuados de disposición y eliminación de excretas, mientras que el 46% está expuesto a condiciones inadecuadas de saneamiento ambiental. El 9% de los hogares con mujeres no tienen acceso a implementos de higiene menstrual.

• Riesgos de protección: El 20% de los 971 niños y niñas nacidos en Colombia desde el 1 de enero de 2015 no han
solicitado registro civil de nacimiento, requisito para la confirmación de nacionalidad colombiana.

El 7% de las personas conocen a alguna mujer que durante el aislamiento obligatorio ha experimentado alguna situación de violencia por su pareja, expareja o algún familiar, lo que se une a un alto porcentaje de hechos asociados a la violencia física, alertando frente a posibles riesgos a la integridad física (y a la vida misma), muchas veces invisibilizados.

Con respecto a la seguridad, el 12% de personas encuestadas reportó tener conocimientos sobre una posible presencia de grupos armados ilegales en la zona donde vive.

Casi la mitad (44%) de las personas encuestadas reportó haber sufrido algún episodio, situación de discriminación o
señalamiento debido a su nacionalidad en 2020.

• Internet y educación: El 37% de los hogares no tienen acceso a Internet.

Previo a la emergencia sanitaria, el 25% de los niños y niñas de 6 a 11 y el 39% de los niños y niñas de 12 a 17 años no
asistían a la escuela o colegio, sobre todo debido a la falta de cupos y la falta de ingresos. Ahora, en contexto de las
medidas de aislamiento por el COVID-19, aproximadamente el 40% de los hogares con niños y/o niñas de 6 a 17 años han tenido acceso al aprendizaje en línea. No obstante, 27% de los niños y niñas entre 6 y 11 años, y 37% de aquellos entre 12 y 17 años no tiene acceso a al aprendizaje en línea u otros tipos de las tareas escolares.

• Salud: El 84% no se encuentra afiliado a ninguno de los regímenes de salud.

El 18% de las personas entrevistadas manifestó que durante el aislamiento preventivo obligatorio algún miembro del
hogar ha presentado necesidades relacionadas con servicios de salud sexual y reproductiva, principalmente,
anticoncepción y atención en salud maternal. El 39% de quienes requirieron un método anticonceptivo no lograron acceder a este. El 43% de las personas entrevistadas mencionó que algún miembro de su hogar ha presentado síntomas de ansiedad, reducción en las horas de sueño o episodios de llanto durante los siete días previos a la recolección de los datos.

• Vivienda: El 67% de los hogares venezolanos se encuentran en situación de hacinamiento, incluyendo un 18% donde han dormido siete o más personas por cuarto en la semana previa a la recolección de los datos. Además, la mitad (50%) de los hogares encuestados se enfrentan a una situación de incertidumbre respecto a su situación de vivienda en un corto plazo. El 87% de los hogares cuentan con insuficientes elementos de cocina, de aseo y/o limpieza y/o de cama y/o dormida.

• Retornos: El 8% de los hogares encuestados tienen al menos un miembro con intenciones de retornar aVenezuela en el siguiente mes, debido primordialmente a las limitaciones de acceso a ingresos en Colombia.

Informe completo