Normativa

La Carta de las Naciones Unidas, en su Preámbulo, marcó un objetivo: «crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto a las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes del derecho internacional».

Es decir que el derecho internacional es un sistema que regula las funciones entre los Estados, y es el marco más amplio de reconocimiento de los derechos humanos.  En numerosas convenciones, declaraciones y resoluciones internacionales se han reiterado los principios básicos de los derechos humanos, en los cuales se estipula que los Estados tienen el deber de proteger y promover los derechos inherentes a las personas sin excepción. Finalmente, todas las normas internacionales de derechos humanos son vinculantes para la totalidad de los Estados, con base en la condición universal de los mismos.

A través de la ratificación de los tratados internacionales de los derechos humanos, los Estados se comprometen a proteger y promover los derechos humanos. A su vez, el sistema internacional proporciona herramientas e instrumentos para ayudar a las victimas u organizaciones a hacer valer sus derechos.
El cuerpo de disposiciones del derecho internacional comprende dos categorías de normas diferentes:

  • Normas jurídicas, adoptadas por los Estados al ratificar voluntariamente tratados o convenciones internacionales. Estas normas, por ende, se rigen en virtud del tratado en cuestión. Los tratados y convenciones usualmente dependen de los órganos de tratado de la ONU (para más información, visitar sección Exámenes), o de la instancia internacional a la cual se hace referencia.
  • Normas consuetudinarias, derivadas de prácticas que la comunidad internacional considera obligatorias como parte del derecho, para fortalecer la protección de las personas en toda circunstancia que lo amerite.

Estas disposiciones están recogidas en varias ramas del derecho internacional, las cuales comparten principios, son complementarias entre sí y pueden ser aplicadas en forma simultánea según las circunstancias.

En cada rama existen sistemas de protección que supervisan el cumplimiento de las obligaciones que competen a los Estados, dictan recomendaciones y decisiones que éstos deben implementar, y evalúan su disposición a cooperar en la medida que rinden cuentas y responden por sus acciones, fallas u omisiones.

Los sistemas de protección de los derechos humanos se basan en el balance de cooperación y cumplimiento entre Estados y los órganos internacionales. En tal sentido, la adopción de las normas internacionales en el sistema jurídico nacional, la implementación de las normas en instituciones, políticas y medidas, y la realización efectiva de los derechos humanos hacen parte del balance antes mencionado.

Para proceder a la implementación de las normas de derechos humanos, las obligaciones que estas generan deben ser políticamente amparadas por las instancias judiciales de los Estados:

  • Garantías Normativas: es el reconocimiento y la protección obligatoria y siempre progresiva de los DDHH en la Constitución y en las leyes. Todos los DDHH son de reserva legal y cualquier aspecto relacionado con ellos debe estar contemplado en la ley; nunca fuera de ella.
  • Garantías de Tutela: son poderes y recursos establecidos por ley para resguardar los DDHH y sus garantías, ante acciones u omisiones de los organismos ejecutivos, legislativos, judiciales y administrativos del Estado, incluyendo el resguardo de las normas constitucionales y legales que consagran los derechos, así como los recursos y las instituciones garantes.
  • Garantías Institucionales: son instituciones, políticas y medios requeridos por ley que garanticen como mínimo los niveles esenciales de la protección y la satisfacción de los derechos protegidos.
  • Garantías Judiciales: son instituciones, políticas y medios establecidos por ley, indispensables para la tutela judicial efectiva de los DDHH. Permiten a las personas acudir a instituciones independientes con poder para determinar incumplimientos e imponer sanciones.

A nivel internacional, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) es la principal entidad de las Naciones Unidas en el ámbito de los derechos humanos. Su misión de promover y proteger todos los derechos humanos de todas las personas, y velar por que la protección y el disfrute de los derechos humanos sean una realidad en la vida de todas las personas.

Su estructura cuenta con diversos órganos de derechos humanos, algunos basados en la Carta de las Naciones Unidas y otros en Tratados, con el objetivo de salva guardar de los derechos humanos.

A nivel regional, la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) es el órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA) encargado de la promoción y protección de los derechos humanos en el continente americano. La Carta de la OEA establece “el sentido genuino de la solidaridad americana y de la buena vecindad no puede ser otro que el de consolidar en este Continente, dentro del marco de las instituciones democráticas, un régimen de libertad individual y de justicia social, fundado en el respeto de los derechos esenciales del hombre”.