Exámenes

Los sistemas de protección se avalen de distintas herramientas para poder ayudar a los Estados a cumplir las normativas en materia de derechos humanos, y a su vez proteger a las personas a hacer valer y defender los derechos humanos.

En tal sentido, la sociedad civil tiene un rol fundamental, ya que a través de organizaciones y asociaciones es posible resaltar la situación de los derechos humanos desde el punto de vista de la sociedad. Dichas organizaciones pueden participar en distintas formas, dependiendo del sistema de protección al cual apelan. El más común es a través de exámenes periódicos que se le hace a cada Estado, organizados por los distintos órganos de tratado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), o el Examen Periódico Universal (EPU), organizado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La sociedad civil cumple un papel de gran importancia en el proceso de los exámenes, ya que aporta tanto al Estado como al Comité información que les permite un entendimiento más amplio, comprehensivo y completo de la situación de los derechos humanos en el país y la forma en que pueden implementarse los pactos de la manera más óptima.

Por esta razón, la sociedad civil puede – y debe –:

 

Los órganos de tratado son comités creados en virtud de tratados de derechos humanos. Tales comités están conformados por un grupo de expertos independientes que actúan en nombre propio y de manera independiente. Cumplen su función de supervisar y hacer seguimiento de la aplicación de los pactos a través de exámenes periódicos que realizan a los Estados Parte, conforme a Observaciones Generales que facilitan lo concerniente a lograr de manera progresiva y eficaz la plena realización de los derechos reconocidos en cada Pacto.

Cada Estado que haya firmado y ratificado un tratado tiene la obligación de adoptar medidas para velar por que todas las personas de ese Estado puedan disfrutar de los derechos estipulados en dicho tratado.
Actualmente, existen nueve tratados internacionales de derechos humanos y un protocolo facultativo, para los que se han creado 10 órganos de tratados.

  • Comité de Derechos Humanos (Proveniente del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos) – CCPR
  • Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales – CESCR
  • Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial – CERD
  • Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer – CEDAW
  • Comité Contra la Tortura – CAT
  • Subcomité para la Prevención de la Tortura (Proviene del Protocolo Facultativo del Pacto Internacional Contra la Tortura y Otros Tratos Crueles, Inhumanos y Degradantes) – SPT
  • Comité de los Derechos del Niño – CRC
  • Comité para la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y sus Familias – CMW
  • Comité Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad – CRPD
  • Comité Contra las Desapariciones Forzadas – CED (Venezuela no subscribe)

 

Por otro lado, el Examen Periódico Universal (EPU) es un examen en derechos humanos de carácter cooperativo, creado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y a cargo de los Estados miembros de las Naciones Unidas (ONU): esta característica lo hace el único mecanismo de su tipo en la ONU y poseer una naturaleza distinta a la de los mecanismos de examen del Sistema de Protección de Derechos Humanos –o convencionales – dirigidos por los comités de los distintos Órganos de Tratado.

El EPU es una vía complementaria para involucrar y sumar a los Estados, órganos de protección, agencias técnicas, instituciones nacionales de derechos humanos y sociedad civil, en el esfuerzo conjunto de procurar acciones y prácticas concretas que mejoren la situación de los derechos humanos, mediante el entendimiento, la cooperación y el fomento de la capacidad de los Estados. Es universal porque son evaluados todos los países miembros de la ONU (cobertura universal) con igualdad de trato, y tiene la característica de funcionar en forma periódica, a través de ciclos continuos de evaluación con una duración de 4 años y medio para el examen de cada país.

En el Examen, no solo se valora que la sociedad civil contribuya al examen que dirigen los Estados, con ayuda del Consejo de Derechos Humanos (CDH) y la asistencia de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), pero se le convoca en calidad de actor e interlocutor, considerando esencial su participación, desde la perspectiva de los ciudadanos/as y titulares de los derechos, y su consulta sobre los aspectos examinados, tanto experta como práctica, con base en las actividades de documentación, monitoreo y atención a víctimas que realiza la sociedad civil, al frente de labores en defensa de los derechos humanos.