Una década de retroceso en educación

(Caracas 01 de junio de 2015, Fenasopadres) ONG presentan informe alternativo en Ginebra que expone las violaciones hechas por el Estado venezolano

a los pactos internacionales ratificados por el país e integrados en la Constitución y la Ley Orgánica de Educación. Actividades político-partidistas en los institutos educativos oficiales; currículo y textos escolares con lenguaje que sugiere una corriente de pensamiento única; anulación de la actuación de las sociedades de padres y representantes; y la conversión de la noción de estudiantes a la de milicianos, son algunas de las violaciones expuestas en el Informe.

Desde hace más de una década la educación venezolana ha sufrido un proceso de transformación que vulnera y restringe Derechos Humanos fundamentales. Ello se destaca en el informe presentado por FENASOPADRES, Padres Organizados y Asamblea de Educación, en la 55° sesión del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas.

Dicho informe es alternativo al llevado por el Estado para su examen periódico.

Aún cuando Venezuela se define como una República civil, democrática y pluralista y –en ese sentido- su sistema educativo debería respetar todas las corrientes de pensamiento, el informe presentado por las ONG es una denuncia contundente por violaciones a los pactos internacionales ratificados por el país e integrados en la Constitución y la Ley Orgánica de Educación.

El documento da fe de reiterados esfuerzos por instaurar como política de Estado el pensamiento único, mediante la implantación de un currículo diferente al oficial. Además del uso de una colección de textos única y obligatoria que incluye manipulación de la historia, encerrando contenidos deficientes que atentan contra la calidad de la educación.

Forman también parte de la denuncia los intentos que -desde el Plan integral de educación militar- se hacen para convertir la noción de ciudadanos en la de milicianos, a través del fomento del concepto político de unión cívico-militar, sin que ello se encuentre reflejado en la Constitución y cuya implementación abarca desde el ciudadano común hasta los estudiantes de educación inicial y media.

El documento presentado en Ginebra expone, además, violaciones al derecho de asociación de padres, estudiantes y docentes, a través de la imposición de figuras organizativas ejecutivas y obligatorias, identificadas con una parcialidad ideológica y partidista. Con estas acciones, el gobierno venezolano pretende anular la actuación de las sociedades de padres y representantes, negándoles el reconocimiento del Estado e inclusive el registro legal.

Las organizaciones denunciantes solicitan al Comité que se inste al Estado venezolano a tomar, entre otras, las siguientes medidas:

  • Prohibir las actividades político-partidistas en los institutos educativos oficiales (Inicial, Primaria y Secundaria).
  • Prohibir, en currículo y textos escolares, lenguaje que sugiera o induzca a una parcialidad o una corriente de pensamiento única.
  • Amparar el legítimo derecho de las Sociedades de Padres y Representantes a continuar existiendo, incluyendo la derogación de la Resolución O58.

Ver Informe aquí: Informe Alternativo Derecho a la Educación Fenasopadres, Asamblea de Educación y Padres Organizados PIDESC