Básico en DDHH

Los Derechos Humanos son todos aquellos derechos inherentes a la dignidad humana de los que debe gozar y ejercer plenamente toda persona por el solo hecho de serlo en cualquier parte del mundo y circunstancia. No son otorgados por los Estados ni por la sociedad.

En tanto constituyen exigencias de respeto y protección de la persona humana, también son obligaciones que deben acatar los Estados sin excusas que valgan garantizando su reconocimiento, respeto, protección y realización efectiva. Cuando estos derechos no se cumplen o se violan, la responsabilidad recae en los gobiernos que tienen a su cargo las funciones de los Estados.

Son derechos universales, indivisibles e iguales para todas las personas. Ninguno puede abolirse, revocarse, transferirse, cercenarse o desmejorarse, sin importar los motivos. Tampoco admiten condicionamientos ni se puede renunciar a ellos bajo ningún pretexto. Además, son derechos interdependientes; la afectación de uno repercute en los demás. Conforman una unidad donde ningún derecho es superior a los otros. Deben cumplirse en su totalidad.

Además son exigibles y justiciables. Es decir, toda persona puede exigirlos y tiene la capacidad jurídica para llevar sus violaciones ante la justicia. Son derechos protegidos en el Derecho Internacional y establecen límites a la soberanía de los Estados, colocando la protección de las personas en el centro de la preocupación internacional.

Los derechos humanos han ido desarrollándose en distintas ramas del Derecho Internacional, conformando un amplio catálogo de derechos transversales, derechos civiles y políticos, y derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (DESCA).

Generalmente, las obligaciones de los Estados con los derechos humanos se clasifican en cuatro:

  • Obligación de Reconocer: Adoptar las normas internacionales de los derechos humanos en el ordenamiento jurídico interno, con carácter universal, interdependiente, indivisible y justiciable, para que operen directamente y sean promovidas.

  • Obligación de Respetar: No incurrir en conductas prohibidas como ejecutar, promover o tolerar prácticas, políticas o medidas que violen los derechos humanos, ni tampoco limitar o ejercer injerencias arbitrarias en su disfrute y libre ejercicio.

  • Obligación de Proteger: Impedir y prevenir eficazmente y, llegado el caso, castigar violaciones al goce, ejercicio o realización de los derechos humanos cometidas por terceros.

  • Obligación de Realizar: Tomar todas las medidas concretas de carácter legislativo, judicial, administrativo, financiero, económico, social y educativo, encaminadas a facilitar y hacer efectivos los derechos humanos por todos los medios apropiados hasta el máximo de los recursos de que disponga, o mediante la asistencia y la cooperación internacional, si es necesario, especialmente económica y técnica.

Ver más en: Los Derechos Humanos Universales.