La Canciller Delcy Rodríguez se dirige al Consejo de Derechos Humanos de la ONU

(Civilis DDHH, Caracas 02/03/2016) Este 02 de marzo, durante la Octava Reunión del Segmento de Alto Nivel del 31° Período de Sesiones del Consejo de Derecho Humanos de las Naciones Unidas, la Canciller Delcy Rodríguez tomó la palabra para exponer lo que considera logros del gobierno durante los últimos 17 años, solicitar al Alto Comisionado que realice una investigación sobre el Proyecto de Ley de Amnistía y presentar el Plan Nacional de Derechos Humanos 2016-2019.

La Canciller inició su intervención afirmando que el mayor desafío que enfrenta el Consejo de Derechos Humanos actualmente es la garantía del derecho a la patria, la paz y la seguridad jurídica, cuya violación habría provocado el desplazamiento de 7 millones de ciudadanos sirios. Hizo también referencia a la Primavera Árabe, la cual en un principio habría sido una promesa de esperanza, pero luego convirtió a Iraq y otros países en paraísos de las trasnacionales que buscaban apoderarse de sus recursos energéticos y en un infierno para sus ciudadanos.

La Canciller calificó como un escándalo que, luego de 70 años de creada la ONU, el pueblo palestino aún no tuviese derechos sobre sus tierras ni garantías a sus derechos humanos. En ese sentido apoyó las declaraciones del Canciller de Palestina, quien afirmó que no existe diferencia entre los grupos terroristas y el terrorismo de Estado ejercido por Israel contra los palestinos; por lo cual solicitó un boicot económico contra las potencias ocupantes.

De igual forma, Rodríguez calificó la situación de los inmigrantes en el Mediterráneo como «una vergüenza para la humanidad entera», producto de los modelos económicos que no satisfacen las necesidades de los pueblos. La Canciller planteó la interrogante de dónde habían quedado los principios reconocidos en la Convención de Viena sobre Refugiados – la cual, sin embargo, aún no ha sido ratificada por el Estado venezolano – y los principios de indivisibilidad e interdependencia de los derechos humanos. Afirmó que no existen derechos humanos más importantes que otros, que todos se deben satisfacer por igual, pero que existen unos derechos que deben hacer prelación para que los demás puedan cumplirse: los derechos a la patria, la paz y el desarrollo.

La Canciller advirtió al Consejo que debía revitalizarse y cumplir con los principios de imparcialidad,  no selectividad política, no uso de los derechos humanos para la intervención en los asunto internos de los países y no uso de los derechos para socavar la soberanía e independencia de los países, con el objetivo de recuperar su institucionalidad, la cual se estaría viendo vulnerada por poderes fácticos. De lo contrario, el Consejo se vería en peligro de correr con la suerte de la ya extinta Comisión.

Afirmó que la arremetida de los medios de comunicación contra poblaciones enteras y de las corporaciones contra su economía consisten en violaciones masivas a los derechos humanos que socavan los mismos fundamentos del Estado de Derecho Internacional.

Posteriormente, Rodríguez pasa a exponer algunos de los logros más importantes de la Revolución Bolivariana en Venezuela, la cual «dio al traste con la sombría era neoliberal, donde las violaciones a los derechos humanos eran una cotidianidad»:

  • La celebración de 20 procesos electorales en 17 años de gobierno. El último de ellos, el 6 de diciembre del 2015, habría contado con una participación del 75% del padrón electoral.
  • La existencia de 1.400 comunas y 45.000 consejos comunales registrados donde el pueblo de Venezuela hace vida de manera protagónica.
  • La constitución de 12 consejos presidenciales del gobierno popular que acompañan al Presidente en el ejercicio del gobierno.
  • La creación de 1.225 medios alternativos de comunicación comunitarios que coexisten con los privados y los públicos.
  • Una tasa de escolaridad del 93.4% en la educación primaria y 75% en la educación media. El acceso a la educación universitaria sería del 83%.
  • Disminución del desempleo al 6% y aumento del empleo formal al 60%.
  • En 1998, apenas el 16% de la población en edad de recibir pensión contaban con el beneficio, que hoy alcanza al 84% de dicha población. Sería un aumento del 800%: de 387.000 personas cubiertas se pasó a más de tres millones de beneficiados.
  • Un millón de viviendas dignas entregadas en un plazo de 5 años, fenómeno que no se habría visto en ninguna parte del mundo.
  • Aumento de la esperanza de vida a 75 años.
  • Disminución de la pobreza extrema del 11% al 4.7%.
  • Reducción de la desigualdad social de 0.48 a 0.38 según el Coeficiente de GINI, convirtiendo a Venezuela en el país menos desigual de América Latina.
  • La UNESCO declaró a Venezuela «territorio libre de analfabetismo» en el 2005.
  • Segundo reconocimiento de la FAO a Venezuela en 2015 por sus avances en la erradicación del hambre y la reducción de la pobreza extrema.
  • Varios reconocimientos hechos por el PNUD al país por la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Todos estas conquistas sociales se habrían mantenido a pesar de la guerra económica, las formas de ataques no convencionales contra Venezuela, la crisis financiera y la baja en los precios del petróleo. Mostró la disposición del gobierno venezolano a incluir dentro de la Agenda Económica Bolivariana la Agenda 2030 aprobada por la Asamblea General en el 2015. La Canciller denunció que contra Venezuela se estaba llevando a cabo una «especie de bullying» de la derecha internacional, activando poderes fácticos como las corporaciones mediáticas y los poderes financieros con el objetivo de estrangular la economía y someter al pueblo de Venezuela, cuyo objetivo era una intervención internacional para poder apoderarse de sus recursos naturales.

También denunció que la oposición no democrática pretendía desde la Asamblea Nacional vulnerar el Estado Democrático de los Derechos Humanos a través de una Ley de Amnistía que perdona delitos como el narcotráfico, el terrorismo, la corrupción y el fraude inmobiliario. Dicha ley daría esperanzas a facciones violentas que buscan derrocar al gobierno. Por esta razón, pidió al Alto Comisionado que llevara a cabo una investigación a fondo para evidenciar la impunidad que protege la ley.

Finalmente, presentó el Plan Nacional de Derechos Humanos 2016-2019 aprobado por el presidente Maduro, el cual habría sido sujeto a una amplia consulta con todos los sectores que hacen vida en el territorio nacional, recibiendo 250.000 propuestas que aún estarían siendo procesadas.