Intervención del Presidente Maduro y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Video de la intervención del Presidente Maduro y el Alto Comisionado ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Reproducción en español del comunicado de prensa emitido por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas sobre la intervención del Presidente Maduro y el Alto Comisionado ante el Consejo de Derechos Humanos. El texto original en inglés aquí.

El Presidente Maduro y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos se dirigen al Consejo de Derechos Humanos en Reunión Especial

 

(Ginebra, 12/11/2015)

El Consejo de Derechos Humanos escuchó hoy la intervención del Presidente Nicolás Maduro Moros, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, en el contexto de una reunión especial del Consejo llevada a cabo a solicitud del gobierno de Venezuela. Al inicio de la reunión, Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, se dirigió al Consejo a través de un video.

El Presidente Maduro dijo que Venezuela siempre ha colaborado con el Consejo de forma transparente y que no era la primera vez que Venezuela debía defenderse contra acusaciones infundadas realizadas por servidores públicos. Reconociendo el progreso realizado por las Naciones Unidas y el Consejo, el señor Maduro subrayó la necesidad de consolidar el sistema de derechos humanos y este organismo y de construir un diálogo verdadero entre las civilizaciones en el cual las historias y la identidad de todos los pueblos fuesen consideradas. Venezuela se encontraba ante el enorme desafío de construir una nueva sociedad en la cual los seres humanos estuvieran en el centro de los esfuerzos para la construcción de la felicidad social. Venezuela ha llevado a cabo políticas públicas que han permitido al país superar las complejidades políticas y económicas del 2014 y el 2015, así como continuar con el progreso en la lucha contra la pobreza y la extrema pobreza a través de la cobertura universal del sistema de salud, la construcción de viviendas, la creación de nuevos puestos de trabajo, la protección de los salarios y otras políticas públicas.

Las Naciones Unidas y el Consejo de Derechos Humanos deben enfocarse en asegurar que no serán usados como armas políticas contra los Estados por aquellos que buscan imponer una sola visión del mundo, dijo el Presidente Maduro, e hizo énfasis en que Venezuela demandaba el mayor respeto a todos los que se encontraban bajo el paraguas de este Consejo. Un nuevo regionalismo ha nacido, asociada con la visión de un mundo multipolar, el mundo de las civilizaciones y las culturas. Venezuela ocuparía un escaño en el Consejo del 2016 al 2018, y uniría su voz a resolver la crisis humanitaria y el sufrimiento de cientos de miles de migrantes, cuestión que sería uno los principales elementos de su agenda ante el Consejo; junto con la cuestión del derecho de los palestinos a acceder libremente a sus tierras, a tener un Estado libre y el derecho a la vida. Venezuela defendería las causas justas que se encuentran en el centro mismo de la humanidad, porque detrás de esos eventos y de la dolorosa migración hacia Europa, detrás de la guerra, detrás de la causa palestina estaba el poder hegemónico.

En su intervención en video, el Alto Comisionado Zeid recalcó que la membresía del Consejo venía con la responsabilidad de promover y proteger los derechos humanos en el propio país y en el mundo, y expresó su esperanza de que Venezuela se esforzará en hacer progresos concretos en ambos frentes. Numerosos organismos de derechos humanos han expresado serias preocupaciones sobre la independencia del Poder Judicial en Venezuela, la imparcialidad de los jueces y fiscales, las presiones a las que se enfrentan al lidiar con casos que generan sensibilidades políticas, tal como el caso de la jueza María Lourdes Afiuni y Leopoldo López. La intimidación, amenazas y ataques contra periodistas, defensores de derechos humanos y abogados también generan preocupación. El Alto Comisionado hizo un llamado a Venezuela para que tomara acciones para enfrentar la regresión en la lucha contra la pobreza y que levantara el Estado de Excepción en 24 municipios, que ha implicado la suspensión de varias garantías a los derechos humanos.

En la apertura de la reunión, Joachim Rücker, Presidente del Consejo de Derechos Humanos, dio la bienvenida al Presidente Maduro y exhortó a Venezuela, que ha sido recientemente reelecta como miembro del Consejo de Derechos Humanos, a cooperar plenamente con los mecanismos del sistema, especialmente con los Procedimientos Especiales.

Esta es la tercera reunión especial del Consejo de Derechos Humanos. La primera de ellas se dio en el año 2007 cuando la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, intervino ante el Consejo de Derechos Humanos. La segunda reunión especial fue el 28 de octubre del 2015, cuando el Presidente Abbas de Palestina intervino ante el Consejo.

 

Intervenciones de apertura

En su intervención de apertura, Joachim Rücker, Presidente del Consejo de Derechos Humanos, dio la bienvenida a su Excelencia Nicolás Maduro Moros, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, y dijo que el Consejo de Derechos Humanos era responsable de fortalecer la promoción y protección de los derechos humanos en todo el mundo, y de intervenir en las situaciones donde se violaran los derechos humanos para hacer recomendaciones al respecto. El señor Rücker dijo que, como miembro reelecto del Consejo de Derechos Humanos, Venezuela debe cooperar plenamente con sus mecanismos, sobre todo con los Procedimientos Especiales, señalando que la última visita a Venezuela llevada a cabo por un Procedimiento Especial había sido en 1996.

 

Intervención del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de las Unidas para los Derechos Humanos, en su intervención en video, dio la bienvenida al Presidente Maduro y a la oportunidad del Consejo de escuchar sobre la situación de derechos humanos en Venezuela, particularmente en vista de su reelección como miembro de este importante organismo. El Alto Comisionado Zeid recalcó que la membresía del Consejo viene con la responsabilidad de promover y proteger los derechos humanos en el propio país y en el mundo, y expresó su esperanza de que Venezuela se esforzaría por hacer progresos concretos en ambos frentes. El Alto Comisionado también dio la bienvenida a la participación de Venezuela en el Examen Periódico Universal y su examinación este año ante el Comité de Derechos Humanos y el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, a la vez que alentó la continua cooperación con los mecanismos internacionales de derechos humanos. El Alto Comisionado urgió al Estado a ratificar nuevamente la Convención Americana de Derechos Humanos.

Dijo el Alto Comisionado que varios organismos de derechos humanos, incluyendo el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias, el Comité de Derechos Humanos y la Oficina del Alto Comisionado han expresado su seria preocupación sobre la independencia del Poder Judicial en Venezuela, la imparcialidad de los jueces y fiscales, las presiones que enfrentan cuando les toca lidiar con casos que generan sensibilidades políticas. El caso de la jueza María Lourdes Afiuni y Leopoldo López son ejemplos claros de estos problemas. También genera preocupación la intimidación, amenazas y ataques contra periodistas, defensores de derechos humanos y abogados.

El Alto Comisionado urgió a Venezuela a asegurar que estos individuos no se enfrentaran con presiones indebidas en el cumplimiento de su importante labor, e hizo un llamado al Estado a tomar acciones para enfrentar la regresión en la lucha contra la pobreza y a levantar prontamente el Estado de Excepción en 24 municipios por el cual se han suspendido garantías al ejercicio de derechos humanos. Una de las obligaciones más importantes de los Estados soberanos es la de proteger los derechos humanos y defender a aquellos – especialmente a aquellos – que estuvieran en desacuerdo con las políticas del Estado – es de esta forma como se construyen sociedades estables, resilientes y prósperas, concluyó el Alto Comisionado.

 

Intervención del Presidente Maduro de Venezuela

Nicolás Maduro Moros, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, recordó su compromiso previo con el Consejo de Derechos Humanos, cuando como Ministro de Relaciones Exteriores defendió la verdad de la patria en el contexto del Examen Periódico Universal en el 2011. Venezuela siempre ha colaborado con el Consejo de forma transparente y no era esa la primera vez que debía defenderse aquí y allá contra acusaciones infundadas realizadas por servidores públicos. De igual forma, esta no sería la primera vez que las mentiras colapsarían bajo la fuerza poderosa de la verdad del país. Venezuela se encuentra construyendo una nueva realidad basada en la igualdad y la justicia, dijo el Presidente Maduro, quien agradeció por todos los votos favorables en la reelección de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos. Este fue un voto universal de confianza, recalcó.

El Presidente Maduro reconoció el progreso hecho en el Consejo y expresó que aún faltaba mucho por hacer para consolidar el sistema de derechos humanos y este organismo, y para construir un verdadero diálogo entre las civilizaciones en el cual las historias y la identidad de todos los pueblos fuesen tomadas en consideración. El pueblo de América del Sur había sido esclavizado y asesinado, más de 80 millones de seres humanos habían sido exterminados en el holocausto indígena por fuerzas imperiales y coloniales. Los pueblos de América del Sur ahora eran libres y estaban persiguiendo su propio futuro, nadie debía imponer un sistema político o económico o un mismo sistema de pensamiento a otros, y los pueblos del Sur debían ser respetadas en su propia identidad. Venezuela había escogido el camino de un sistema social basado en la democracia y el Imperio de la Ley, que ha puesto a los derechos humanos en sus esfuerzos por desarrollar y proveer la máxima felicidad social. La Constitución de Venezuela había sido escrita por millones, es la única Constitución de Venezuela que había sido sometida a consulta popular y la única Constitución adoptada por Referéndum popular. Ésta ha puesto los derechos humanos en el centro y ha previsto la protección de los niños, del ambiente, de los derechos laborales, la estabilidad en el trabajo y la protección de las mujeres.

La sociedad venezolana no estaba libre de procesos complejos. Venezuela había sufrido el acoso del poder imperial de los Estados Unidos por más de dos décadas. Ese acoso se mantenía aún hoy, así como el mal uso y la manipulación de los asuntos de derechos humanos por el Occidente con el objetivo de aislar al país y como un intento de proteger a aquellos que buscaban destruir los derechos humanos y la democracia que Venezuela había construido en los últimos 70 años. Venezuela estaba enfrentando el enorme desafío de construir una nueva sociedad y estaba avanzando en sus esfuerzos. Durante el Examen Periódico Universal del 2011, Venezuela había podido presentar los logros alcanzados en la lucha contra la pobreza y haría lo mismo en el 2016. A pesar de la crisis económica, se habían hecho progresos adicionales en la lucha contra la pobreza y la extrema pobreza a través de la cobertura universal del sistema de salud, la construcción de viviendas, la creación de nuevos puestos de trabajo, la protección del salario y otras políticas públicas. Esta y otras políticas públicas han permitido que Venezuela avance con optimismo y que supere la complejidad económica y política vivida durante el 2014 y 2015.

Las Naciones Unidas y el Consejo de Derechos Humanos deben enfocarse en asegurar que no fuesen utilizados como armas políticas contra Estados por aquellos que buscaban imponer una sola visión del mundo, dijo el Presidente Maduro, y recalcó que Venezuela demandaba el más alto respeto por todos los que se encontraban bajo el paraguas del Consejo. Venezuela ha creado un Consejo Nacional de Derechos Humanos que se encontraba trabajando en un Plan Nacional de Derechos Humanos, resultado de una consulta de amplia base, que estaría listo para la presentación del Plan Nacional de Derechos Humanos en el 2016. El 6 de diciembre de este año Venezuela volvería a atravesar por unas elecciones, dijo el Presidente Maduro, recordando que todos los gobernadores y las autoridades municipales en Venezuela eran electas y que el sistema electoral incluía 25 auditorías antes de que los resultados fuesen declarados.

Un nuevo regionalismo ha nacido, vinculado con la visión de un mundo multipolar, el mundo de las civilizaciones y las culturas, dijo el Presidente Maduro. Venezuela ocuparía un escaño en el Consejo desde el 2016 hasta el 2018, años que serían cruciales en la historia del mundo, con el movimiento masivo de personas desde el Medio Oriente y África a Europa en búsqueda de un oasis de paz, estabilidad y tranquilidad. En el Consejo, Venezuela añadiría su voz a la resolución de la crisis humanitaria y el sufrimiento de cientos de miles de migrantes; lo cual sería uno de los elementos claves de su agenda ante el Consejo; junto con el derecho de los palestinos a sus tierras libres, su Estado libre y el derecho a la vida. Venezuela defenderá las causas justas presentes en el centro de la humanidad, pues detrás de esos eventos y la dolorosa migración hacia Europa, detrás de la guerra, detrás de la causa palestina estaba el poder hegemónico. El próximo año Venezuela tomará la presidencia del Movimiento de los No-Alineados y apoyará los esfuerzos de rectificar los errores y abordar el deterioro del respeto y la protección de los derechos humanos en las Naciones Unidas, así como la protección de los unos y los otros.