Discurso de Arreaza ante el Consejo de Derechos Humanos en la 36ª Sesión

(Ginebra 11/09/2017) Durante la inauguración de la 36ª Sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el Ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, tomó el derecho de palabra luego de la exposición general del Alto Comisionado, en la que hace referencia a los hallazgos del informe especial sobre Venezuela elaborado por su Oficina, el cual señala, entre otros, la posibilidad de que se hayan cometido delitos de lesa humanidad en el marco de la represión a protestas.

Como es costumbre, el Ministro Arreaza hizo alusión al «respeto a la soberanía» y la importancia de la universalidad, objetividad y no politización de las evaluaciones de derechos humanos como un intento de deslegitimar y minimizar el impacto de las denuncias y recomendaciones contenidas en el informe del Alto Comisionado (ACNUDH). Así, el Ministro utilizó buena parte del tiempo disponible para descalificar el trabajo realizado por la Oficina del Alto Comisionado como un «supuesto informe» hecho por fuera de su mandato, «carente de rigor metodológico, infundado, inducido y direccionado para perturbar la soberanía, la paz y la estabilidad del país (…) plagado de mentiras, datos incomprobables, argumentos tergiversados y ofensas (…) que en ocasiones pareciera responder a intereses inconfesables». Indicó que los representantes del Estado venezolano habrían venido denunciando el «comportamiento selectivo, parcializado y politizado de la Oficina del Alto Comisionado (OACNUDH)» en contra de Venezuela, y que «las más recientes acciones» habrían confirmado sus denuncias.

Según Arreaza, «la politización de los derechos humanos es el arma de los que quieren imponer una sola visión del mundo» y que el informe sería un «arma de dominación». Por ello, pidió al ACNUDH que cesara «la agresión contra Venezuela con supuestos informes que no cuentan con el mandato de los Estados Miembro», mientras aprovechó la ocasión para afirmar que, si algún país debía ser condenado por violaciones a los derechos humanos, era Estados Unidos.

Posteriormente, el Ministro pasó a exponer «la verdad» sobre Venezuela que, según él, «ha sido deliberadamente omitida por los medios de comunicación, algunos Estados y la OACNUDH».

En primer lugar, Arreaza intentó contrarrestar el señalamiento hecho por la Oficina del Alto Comisionado de que la represión a las protestas es una política de Estado y de que el uso excesivo de la fuerza es una práctica sistematizada, afirmando que aquellos casos – apenas 16 – de agentes de seguridad acusados de uso excesivo de la fuerza ya estaban siendo procesados. Asimismo, acusó a la oposición por la «nueva escalada de violencia política» y de ser responsable de los asesinatos en el contexto de protestas.

 

Por su parte, aseveró que Venezuela ha sido sometida a una «agresión multiforme a su economía» a través de medidas destinadas a «frenar el desarrollo económico del país», tales como un -falso- bloqueo económico y financiero y unas «sanciones unilaterales contra Venezuela» -que, en realidad, son sanciones contra funcionarios públicos señalados por violaciones a derechos humanos, corrupción y hasta narcotráfico-.

El Ministro indicó que, «a pesar de las agresiones, Venezuela no ha dejado de desarrollar su modelo de protección a los derechos humanos», señalando algunos «logros» del gobierno -fundamentados en información de hace varios años, no comprobable, con base en datos falsos o tergiversados-:

  1. Venezuela es uno de los países menos desiguales del continente;
  2. El 73% del presupuesto está destinado a la inversión social;
  3. El Índice de Desarrollo Humano pasó, en menos de 15 años, de Medio a Alto con una puntuación de 0.76;
  4. 9 de cada 10 personas con derecho a pensión disfrutan de ésta,
  5. En los últimos años se han entregado más de 1.700.000 viviendas;
  6. El 100% de los venezolanos tiene cobertura de atención primaria en salud.

Arreaza afirmó que, «gracias al diálogo y a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), la oposición en Venezuela parece retomar el camino de la legalidad y de la democracia» y que la ANC «ha devuelto la paz al país».

Finalmente, en nombre del Movimiento de Países No Alinedos (MNOAL) que Venezuela preside actualmente, saludó la creación de la Relatoría sobre el derecho al desarrollo e indicó que, como parte del compromiso del país a colaborar con el sistema, extendería una invitación a tres titulares de mandatos, sin mencionar cuáles; y que está solicitando la cooperación técnica de la Oficina del Alto Comisionado para la implementación de las 193 recomendaciones aceptadas en el marco del Examen Periódico Universal.

 

 

Video completo de la intervención aquí.