El Parlamento Europeo debatió sobre la situación de Derechos Humanos en Venezuela

(Caracas, 16.06.15 ExamenONUVenezuela) El Comité de Derechos Humanos del Parlamento Europeo debatió hoy en la mañana la situación de los Derechos Humanos en Venezuela. La Sub-comisión de Derechos Humanos fue presidida por Elena Valenciano quien comenzó aclarando que esa reunión no tenía ninguna intención injerencista, prueba de esto fueron las múltiples invitaciones al Estado venezolano para que asistiera a la sesión, las cuales declinaron. Sin embargo, Venezuela no se podía quedar fuera del monitor del parlamento ante la situación de los derechos humanos.

«Cuando un país hay dirigentes políticos en la cárcel es muy mala señal» Con la detención del Alcalde de Caracas se pasaron los límites, se violó el respeto a los electores y ejercer un cargo público libremente. Una democracia no es solamente organizar bien las elecciones, la democracia es respetar las funciones y el ejercicio de cada autoridad electa. El Estado no puede criminalizar a los dirigentes políticos de la oposición. La violencia, la represión no son el mejor camino para solucionar los problemas que viven las personas en Venezuela. Como Presidente de esta Sub-Comisión debo pedir que se liberen a los presos políticos, mientras están siendo procesados. Ya se determinó que las detenciones de Leopoldo López y Daniel Ceballos fueron arbitrarias y en consecuencia se pide al gobierno de Venezuela que los libere.

Se pueden escuchar las intervenciones de Desiree Cabrera, miembro del Comité de Víctimas de la Guarimba y el Golpe Continuado, Delza Solorzano, miembro del Parlatino y responsable de Derechos Humanos de la Mesa de la Unidad Democrática, Ramón Guillermo Aveledo, responsable del área de relaciones exteriores de la Mesa de la Unidad Democrática y Marino Alvarado de PROVEA en el siguiente enlace: Revisión de la Situación de los Derechos Humanos en Venezuela ante el Parlamento Europeo

 

Aquí el Resumen de la Sesión reseñado en la página del Parlamento Europeo

Desiree CABRERA, del Comité de Víctimas de la Guarimba y del Golpe Continuado, dijo que el Parlamento Europeo debe saber que «más allá de Leopoldo López y de Ceballos existen otras personas que también han sido víctimas» en Venezuela. Pidió que «no se utilicen los Derechos Humanos como instrumento político» y que los hechos de violencia «no sean silenciados».

Ramón Guillermo AVELEDO, de la Mesa de la Unidad Democrática, denunció que entre 1999 y 2015 se han producido 252.073 muertes violentas en el país sudamericano, de tal forma que se ha pasado de 25 asesinatos a 82 por cada cien mil habitantes. Además ha aumentado la tortura en un 137 por ciento.

Delsa SOLORZANO, miembro del Parlatino, comentó por videoconferencia desde Caracas que «en Venezuela se violan todos los derechos previstos», y que ha habido 3.167 detenidos por razones políticas, de los que sólo 719 han obtenido la libertad plena. Según sus cifras, la impunidad alcanza el 98,76% de los delitos que se cometen, y menos de un 2% llegan a juicio.

Alfredo ROMERO, representante del Foro Penal Venezolano, lamentó desde Caracas las condiciones de los encarcelamientos en su país. Subrayó la frecuencia de los aislamientos, las visitas restringidas a los presos, los retrasos de los procesos judiciales y las suspensiones injustificadas de los mismos. Manifestó que «se criminaliza a los detenidos» y se les vigila continuamente con cámaras. Tampoco existe una investigación de los casos de torturas.

Marino Alvarado, abogado de PROVEA (Programa Venezolano para la Educación-Acción en Derechos Humanos), subrayó que “no todo es negativo en Venezuela” y destacó que en los últimos años se han producido importantes avances en derechos sociales y reducción de la pobreza, pero denunció la criminalización de la protesta y de los defensores de los derechos humanos.

Eurodiputados

Francisco ASSIS (S&D, Portugal) rechazó las acusaciones de injerencia y que el PE mantenga una actitud «neocolonial» con Venezuela. No obstante, destacó que en ese país se producen «violaciones gravísimas de los derechos fundamentales» y «se pisotean la separación de poderes y la independencia judicial».

Ramón Jáuregui (S&D, España) reitero que desde el Parlamento Europeo “podemos y debemos hablar” cuando hay vulneración de derechos humanos y lamentó que la izquierda europea evite en ocasiones criticar a los gobiernos de izquierda. “Lo que está pasando en Venezuela corre el riesgo de devaluar esa democracia”, alertó.

Luis de Grandes (PPE, España) consideró “evidente que el régimen de Maduro está transgrediendo los derechos humanos”. El presidente venezolano fue elegido democráticamente, pero “se está comportando como un gobernante totalitario”, afirmó De Grandes.

Beatriz Becerra (ALDE, España) subrayó que “no podemos tener dobles raseros” a la hora de juzgar el respeto a los derechos humanos. “Nuestra obligación es posicionarnos y dar voz a las víctimas”.

Hans-Olaf Henkel (ECR, Alemania) consideró “sorprendente y decepcionante” que otros países de Latinoamérica no se unan a las críticas sobre Venezuela.

Javier Couso (GUE, España) criticó que todos los invitados a la discusión pertenecen a la oposición al Gobierno de Caracas, excepto un representante de las víctimas. En su opinión, sí hay doble rasero en el PE, que presta desmedida atención a Venezuela en comparación con otros países de la región.

José Inacio Faria (ALDE, Portugal) se preguntó qué puede hacer la EU si ni siquiera los países latino-americanos están de acuerdo con las críticas a Venezuela y acusan al Parlamento Europeo de injerencia.

Ines Cristina Zuber (GUE, Portugal) lamento que las críticas a Venezuela se basen en opiniones más que en hechos contrastados y afirmó que el país es víctima de un “golpe continuado” por parte de Estados Unidos.