Consejo de Derechos Humanos renueva el mandato de la Misión de Determinación de Hechos por dos años

(Ginebra, 06/10/2020) El día de hoy, durante la última sesión del 45° periodo del Consejo de Derechos Humanos, fue presentada (bajo el patrocinio de 50 estados) y aprobada con 22 votos a favor, 3 en contra y 22 abstenciones, la renovación del mandato de la Misión Internacional Independiente de Determinación de Hechos para Venezuela, y se extendió su periodo por dos años.

En la resolución el Consejo expresa gran preocupación ante la alarmante situación de los derechos humanos en Venezuela, que se encuentra marcada por un cuadro persistente de violaciones que afectan de forma directa e indirecta a todos los derechos humanos (civiles, políticos, económicos, sociales y culturales),  tomando en cuenta el contexto de la actual crisis política, económica, social y humanitaria, los informes de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, de la misión internacional independiente de determinación de los hechos y en otros informes de organizaciones internacionales.

El Consejo también manifestó preocupación por la agudización de la emergencia humanitaria a causa de la pandemia del COVID-19, los 5 millones de venezolanos que se encuentran en situación de movilidad humana, la situación de las poblaciones indígenas, los venezolanos retornados y los ataques contra defensores de derechos humanos, periodistas y profesionales de la salud. Así como los efectos desproporcionados de la crisis sobre poblaciones vulnerables como las mujeres y niños, la erosión del estado de derecho y la falta de independencia del sistema de justicia y por la situación de los derechos humanos y el medio ambiente en la región del Arco Minero del Orinoco.

La resolución condena los actos generalizados de represión y persecución  por motivos políticos, como el uso excesivo de la fuerza, las detenciones arbitrarias, la tortura, los malos tratos, las ejecuciones extrajudiciales y las desapariciones forzadas por parte de las fuerzas de seguridad, así como el quebrantamiento de la independencia de la Asamblea Nacional, también en lo que se refiere a su presidencia y al ejercicio de sus funciones en relación con el Consejo Nacional Electoral, y las violación de los derechos de sus miembros, sus familiares y el personal de apoyo, al igual que la injerencia en la autonomía y la composición de diversos partidos políticos.

A su vez, expresa profunda alarma porque la misión internacional independiente de determinación de los hechos encontró motivos razonables para creer que, desde 2014, en Venezuela se han cometido los siguientes crímenes de lesa humanidad: asesinato, encarcelamiento y otras privaciones graves de la libertad física, tortura, violación y otras formas de violencia sexual, desaparición forzada de personas y otros actos inhumanos de carácter similar que causan intencionalmente grandes sufrimientos o atentan gravemente contra la integridad física o la salud mental o física.

Se alienta a los procedimientos especiales pertinentes a que presten especial atención, en el marco de sus respectivos mandatos, a la situación de los derechos humanos en Venezuela, y llama a las autoridades venezolanas a que cooperen plenamente con su la labor de estos, entre otras cosas facilitando sus visitas al país.

El Consejo solicita a la Alta Comisionada continuar vigilando la situación de los derechos humanos en Venezuela, informando al respecto y proporcionando cooperación técnica con miras a mejorarla, entre otras cosas mediante la presentación de informes verbales actualizados al Consejo de Derechos Humanos en sus próximos períodos de sesiones: 46º y 49º, seguidos de diálogos interactivos, y también pide a la  Alta Comisionada que prepare informes exhaustivos por escrito sobre la situación de los derechos humanos del país que incluyan una valoración detallada de la aplicación de las recomendaciones de sus informes anteriores y que los presente al Consejo en sus períodos de sesiones 47º y 50º, el cual seguirán con diálogos interactivos.

La resolución cuenta con dos aspectos  relevantes e innovadores:

  1. La decisión de extender el mandato de la misión internacional independiente de determinación de los hechos por un período de dos años, a fin de que pueda seguir investigando las violaciones  de los derechos humanos, como las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones forzadas, las detenciones arbitrarias, las torturas y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, incluida la violencia sexual y de género, cometidas desde 2014, con miras a asegurar la plena rendición de cuentas de los autores y la justicia para las víctimas, y solicita a la misión que presente informes verbales actualizados sobre su labor en los diálogos interactivos que tendrán lugar en los períodos de sesiones 46º y 49º del Consejo, y que prepare informes por escrito sobre sus conclusiones para presentarlos al Consejo en los diálogos interactivos que se celebrarán en sus períodos de sesiones 48º y 51º.
  2. Decide tener un rol activo y crea la posibilidad de adoptar nuevas medidas, como establecer una comisión de investigación, si la situación sigue deteriorándose o si las autoridades venezolanas no cooperan seriamente
    con la Oficina del Alto Comisionado, la misión internacional independiente de determinación de los hechos y los procedimientos especiales, en particular mediante la aplicación de las recomendaciones que figuran en los informes de la Alta Comisionada.

El Consejo además  instó  nuevamente a las autoridades venezolanas a cooperar plenamente con la Oficina del Alto Comisionado y la misión internacional independiente de determinación de los hechos, permitiéndoles  acceso inmediato, pleno y sin restricciones a todo el país, incluidas las víctimas y los lugares de reclusión, les proporcionen toda la información necesaria para cumplir sus mandatos y velen por que todas las personas tengan acceso sin trabas a las Naciones Unidas y otras entidades de derechos humanos, incluyendo que puedan comunicarse con ellas sin temor a represalias, intimidación o ataques.

Resolución completa