Resolución 2/18 de la CIDH: Migración forzada de personas venezolanas

(Washington D.C, 14/03/2018) La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), adoptó el día de hoy la resolución 2/18 donde desarrolla el tema de la migración forzada de los venezolanos en la región.

La resolución reconoce la grave situación que enfrentan los emigrantes venezolanos, los cuales “se han visto forzados a huir de Venezuela”, causado por la crisis sanitaria y alimentaria; las violaciones de derechos humanos; la violencia e inseguridad, y la persecución por opiniones políticas. Según la resolución, los venezolanos recurren a la migración como una estrategia de supervivencia, que les permite el preservar la vida, la integridad personal, la salud, la alimentación, etc.

En este documento, la CIDH manifiesta su preocupación por los cierres de frontera realizados por el gobierno venezolano en virtud de las declaraciones de Estado de Excepción en las zonas fronterizas (con Colombia en agosto de 2015, con Brasil en diciembre de 2016, y Aruba, Curazao y Bonaire en enero de 2018), siendo este un obstáculo al “derecho de todas las personas a salir libremente del territorio venezolano, así como el derecho a solicitar y recibir asilo, protección complementaria u otra respuesta de protección”. Además, la Comisión destaca el hecho de la existencia de flujo migratorio diario de personas en búsqueda de alimentos y medicinas.

En la resolución se destacan la cifras proporcionadas por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), sobre las solicitudes de asilo de venezolanos, las cuales hasta enero de 2018 eran 133.514.  Así como el surgimiento de “canales clandestinos”, y el desconocimiento de muchos de estos migrantes sobre sus derechos o los mecanismos que los protegen.

Así mismo, se habla sobre los múltiples obstáculos que los venezolanos enfrentan al emigrar, como la obtención de protección internacional, las amenazas a su vida en integridad física, violencia sexual y de género, desapariciones, hallazgos de fosas clandestinas donde se presumen los cuerpos son de migrantes venezolanos, carencia de documentos de identidad y dificultades para acceder a la ayuda humanitaria. Además, la CIDH ha recibido información sobre explotación de poblaciones indígenas, como los Warao, Wayuu y Yukpa, por grupos delictivos en zonas fronterizas.

La CIDH recuerda que Venezuela históricamente ha sido uno de los países más solidarios con los migrantes de la regió e incluso de otros continentes, brindandoles a estos protección y refugio, e instó a los paises a asumir una responsabilidad ocmpartida tanto a nivel regional como internacional, es decir,  los Estados Miembros de la OEA y la
comunidad internacional deben continuar y fortalecer la asistencia humanitaria para las personas que permanecen en Venezuela, a la vez que deben garantizar que las personas venezolanas que se han visto forzadas a migrar a otros países obtengan la protección que requieren”.

Para leer el documento completo ingresa aquí.