Informe de misión de observación de la OEA en la frontera Brasil – Venezuela

(Washington, D.C 08/05/2018) La Organización de Estados Americanos (OEA), elaboró un informe sobre la situación de los inmigrantes venezolanos en Brasil, luego de la visita de una delegación de la organazación a invitación del Gobierno de Brasil. 

En el informe se resalta el hecho de que Brasil no había sido tradicionalmente un país receptor de migrantes venezolanos, en comparación con otros países de la región con flujos de ciudadanos venezolanos considerables, como México, Argentina, Chile o España, quizás por la dificultad de ingresar al mercado laboral brasileño a causa de la barrera del idioma. “Sin embargo, en los últimos tres años, el número de venezolanos en Brasil aumentó
exponencialmente de 3.425 migrantes en 2014 a 35.000 en 2017 en función de los números estimados por la OIM”, pero según el Gobierno de Brasil este número es mayor, ellos estiman que más de 52.000 venezolanos han ingresado desde principios de 2017 hasta marzo de 2018.

La misión de la OEA destaca el hecho de que a pesar el número de venezolanos es menor que en países como Chile,  “la población venezolana entrante puede estar en una situación de mayor vulnerabilidad teniendo en cuenta el porcentaje que proviene de la comunidad indígena venezolana Warao”.

La visita 

Debido a lo anterior la misión tuvo por objetivo “recoger información de primera mano para determinar cómo la Secretaría General de la OEA puede integrarse al esfuerzo de cooperación para la acogida de los venezolanos desplazados a Brasil en apoyo a lo que ya está haciendo el gobierno brasileño y otras organizaciones nacionales e internacionales, incluyendo la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) que tiene una presencia
importantísima en el terreno”. Por ellos visitaron en las ciudades de Boa Vista y Pacaraima el total de 4 albergues administrados por el Gobierno de Brasil y el ejército brasileño, apoyados por ACNUR y Fraternidade Internacional, además visitaron la plaza Simón Bolívar de Boa Vista  “donde estaban acampados 871 migrantes y refugiados”, además, el personal de la misión pudo constatar la situación de los solicitantes de visa de residencia y refugio en las oficinas de la Policía Federal, lugar donde se les recibe y se les provee de documentación.

En la ciudad de Pacaraima, la misión visitó el abrigo “Janokoida”, donde residen apróximadamente 600 indígenas de las etnias Warao y Enhapa, de igual manera, visitaron las oficinas del ejército y la policía de frontera, “donde se encontraron y entrevistaron migrantes que en el aquel momento mismo estaban cruzando la frontera”.

Datos de la Superintendencia de la Policía Federal de Brasil

Datos y condiciones de los migrantes y refugiados 

  • 52 mil venezolanos han entrado en los últimos meses a Brasil en busca del Permiso de Migración Temporal (de 2 años de duración) o para adherirse al estatus de refugiados.
  • Entre 1,500 y 2,000 de estos migrantes y refugiados son de la etnia Warao.
  • Según la OIM, entre marzo y diciembre de 2017 un total de 8,470 venezolanos obtuvieron permiso de residencia temporal de las 17,865 solicitudes presentadas durante ese año.
  • Los venezolanos que llegan a Brasil son predominantemente jóvenes y en edad de trabajar; 72 por ciento están en el grupo de edad de 20 a 39 años.
  • El grupo etario de 40-64, más evidente en el caso de las mujeres que de los hombres, lo que puede implicar que requieren una atención más específica ya que su capacidad para ingresar al mercado laboral y ganarse
    la vida mientras están en Brasil puede ser más difícil. Mientras que el perfil masculino predomina (63 por ciento), existe un número significativo de mujeres que pueden presentar diferentes niveles de vulnerabilidad según su situación personal y familiar.
  • Alrededor del 32 por ciento ha completado estudios universitarios y de posgrado, y del resto el 30 por ciento ha completado la escuela secundaria.
  • 16 por ciento tiene algunos estudios universitarios y el 14 por ciento tiene algunos estudios secundarios.
  • Menos del 8 por ciento completó solo educación primaria o menos.

La misión de la OEA destaca que es importante tomar en consideración que los venezolanos “podrían haber dejado Venezuela en condiciones de altos niveles de privación económica y tener condiciones de salud particulares debido a enfermedades crónicas no atendidas”, así como la posibilidad de que los migrantes venezolanos podrían ser portadores de enfermedades trasmisibles a causa de la falta de vacunación, acceso a agua potable y alimentos, lo que acarrearía  “esfuerzos especiales por parte de todas las partes interesadas brasileñas e internacionales que están interviniendo en la atención de esta población”, acciones especiales que se les sumarían a las medidas específicas que deben aplicarse a las poblaciones Warao.

Por lo descrito la misión concluye que “las condiciones en las que llegan, revelan las fallas del sistema de salud y el poco acceso a alimentos que estas personas tienen en su país de origen”. Los venezolanos arrivan a Brasil con altos niveles de desnutrición y portando enfermedades prevenibles y supuestamente erradicadas, como el sarampión,  la tosferina y la tuberculosis. Otros llegan con enfermedades tratables que debido a la falta de medicamentos se encuentran en estado crónico, como el VIH en las poblaciones Warao.

La misión destaca que el día de su llegada a la ciudad de Pacaraima  “los médicos voluntarios documentaron 4 casos de varicela, varios casos de desnutrición, parasitosis, malaria, 25 casos de sarampión, 4 casos de VIH y 5 casos de tuberculosis”.

Principales necesidades de los migrantes y refugiados

  • Las principales necesidades están relacionadas con el derecho a la vivienda, a la salud y a la seguridad alimentaria. También el derecho al trabajo.
  • Es importante primeramente estabilizarlos materialmente en albergues de entrada, pero tan pronto sea posible en viviendas más estables.
  • Las necesidades también son de poder adquirir los medicamentos necesarios para aquellos que tienen enfermedades tratables (las no transmisibles), y por supuesto, recibir vacunación contra enfermedades epidémicas. No solo los niños migrantes, sino también los adultos requieren de ser vacunados contra el sarampión, la tuberculosis, latosferina para resguardar su salud y por supuesto la del pueblo brasileño que los está acogiendo.
  • También es importante en el caso particular de la alta incidencia de casos de VIH entre personas de la etnia Warao, el poder proveerles los anti-retrovirales y otros medicamentos que puedan permitirles continuar viviendo una vida normal.
  • Aunque no todos, muchos también vienen con niveles de desnutrición preocupantes, y es importante poder darles los alimentos y suplementos necesarios para fortalecerlos.
  • Finalmente, muchos de ellos piden poder acceder a un empleo para poder ser independientes y no estar sujetos a la caridad para poder subsistir y para poder enviar remesas, comida y medicinas a sus familiares en Venezuela.

Algunas personas consultaron a la Misión sobre la posibilidad de votar en las próximas elecciones en Venezuela.

Para leer el informe completo, ingresa aquí