Almagro actualiza Informe sobre aplicación de Carta Democrática Interamericana a Venezuela

(Washington, 14/03/2017). El Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, presentó ante el Presidente del Consejo Permanente de la OEA la actualización del Informe sobre la crisis políticas, económicas, social y humanitaria de Venezuela, a fin de llevar cabo una reunión del Consejo Permanente de la OEA para decidir acciones a tomar ante una alteración grave del orden constitucional en Venezuela con base en lo establecido en la Carta Democrática Interamericana.

El primer informe presentado por Almagro al Consejo Permanente solicitaba que se activara el artículo 20 de la Carta Democrática, en consideración a las situaciones de hecho expuestas, ya que, en su criterio, ellas representaban una “alteración del orden constitucional” que afectaba “gravemente el orden democrático”. Por tales motivos, según lo establecido en dicho artículo, era imperante que los Estados de la OEA discutieran en Consejo Permanente sobre las posibles acciones a tomar para retomar el hilo constitucional.

El artículo 20 de la Carta Democrática establece lo siguiente:

En caso de que en un Estado Miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente.

El Consejo Permanente, según la situación, podrá disponer la realización de las gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la normalización de la institucionalidad democrática.

Si las gestiones diplomáticas resultaren infructuosas o si la urgencia del caso lo aconsejare, el Consejo Permanente convocará de inmediato un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General para que ésta adopte las decisiones que estime apropiadas, incluyendo gestiones diplomáticas, conforme a la Carta de la Organización, el derecho internacional y las disposiciones de la presente Carta Democrática.

Durante el proceso se realizarán las gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la normalización de la institucionalidad democrática.

Algunos días después, el 02 de junio, el Consejo Permanente se reunió para discutir sobre la situación y aprobó una resolución en la que hacía un llamado al diálogo en Venezuela para “buscar soluciones a su situación”.

A finales de octubre de ese mismo año, el gobierno anunció el inicio de un proceso de diálogo con la oposición, con el acompañamiento de tres ex Presidentes Zapatero (España), Torrijos (Panamá) y Fernández (República Dominicana) y un enviado del Vaticano. A mediados de noviembre del 2016, el Consejo Permanente de la OEA aprobó una resolución en apoyo al diálogo en Venezuela, en ausencia del embajador de este país, quien se había retirado en protesta a que el asunto fuese discutido sin su aprobación. Algunos días después, el Grupo IDEA, conformado por una veintena de ex Presidentes de Latinoamérica y España, solicitaron a la OEA información actualizada sobre el estado del diálogo en Venezuela y propuestas alternas para el rescate de la democracia. Asimismo, ese día, varias organizaciones de derechos humanos solicitaron a la OEA la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela ante la violación de varios principios que ella contempla.

En este nuevo informe, actualización del presentado en mayo del año pasado, Almagro alude al fracaso del proceso de diálogo y la ruptura del orden democrático en Venezuela para recomendar al Consejo Permanente que aplique el artículo 21, el cual establece lo siguiente:

Cuando la Asamblea General, convocada a un período extraordinario de sesiones, constate que se ha producido la ruptura del orden democrático en un Estado Miembro y que las gestiones diplomáticas han sido infructuosas, conforme a la Carta de la OEA tomará la decisión de suspender a dicho Estado Miembro del ejercicio de su derecho de participación en la OEA con el voto afirmativo de los dos tercios de los Estados Miembros. La suspensión entrará en vigor de inmediato.

El Estado Miembro que hubiera sido objeto de suspensión deberá continuar observando el cumplimiento de sus obligaciones como miembro de la Organización, en particular en materia de derechos humanos.

Adoptada la decisión de suspender a un gobierno, la Organización mantendrá sus gestiones diplomáticas para el restablecimiento de la democracia en el Estado Miembro afectado.

En este sentido, la recomendación de Almagro va dirigida a que el Consejo Permanente lleve el tema Venezuela ante la Asamblea General de la OEA mediante la celebración de una sesión extraordinaria, con el objetivo de que sea ésta la que ahora decida las acciones a tomar en el caso de dicho Estado. Entre estas acciones, la Carta prevé la posible suspensión, cuyos efectos serían la imposibilidad de Venezuela de participar y votar en las sesiones celebradas por los diferentes organismos de la OEA, aunque seguiría siendo un Estado Miembro de la Organización y, por tanto, seguiría estando obligado el Estado a cumplir con sus obligaciones internacionales, especialmente en lo referente a los derechos humanos. Con la suspensión, se intensificarían las gestiones diplomáticas destinadas a ayudar al país a recuperar el orden democrático.

Conoce la actualización del informe de Almagro: Actualización informe Almagro Carta Democrática 2017

Un comentario sobre “Almagro actualiza Informe sobre aplicación de Carta Democrática Interamericana a Venezuela

Comentarios cerrados.