Secretaria Adjunta Di Carlo “Hemos sido testigos de una alarmante escalada de tensiones en Venezuela”

(Nueva York, 27/02/2019) Durante la sesión del Consejo de Seguridad de NacioneS Unidas el pasado martes 27 de febrero, la Secretaria de Asuntos Políticos y también directora de Asuntos Políticos y Construcción de la Paz, Rosemary Di Carlo, presentó un reporte sobre los recientes acontecimientos ocurridos en Venezuela.

A continuación la transcripción de los presentado por la secretaria adjunta:

“Hace exactamente un mes, informé al Consejo de Seguridad sobre la prolongada crisis en Venezuela, incluidas sus dimensiones política, económica, de derechos humanos y humanitaria. Desde entonces, hemos sido testigos de una alarmante escalada de tensiones.

Como informé en mi reporte anterior ante el Consejo, el 23 de enero, el Presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, invocó disposiciones de la Constitución para declararse presidente interino de Venezuela durante una protesta dirigida por la oposición. La aplicación de estas disposiciones constitucionales fue fuertemente disputada por el gobierno. Como parte de las acciones que ha tomado desde entonces, el Sr. Guaidó anunció que los alimentos y suministros médicos serían transportados a Venezuela.

En respuesta, los Estados Unidos y otros países almacenaron alimentos y suministros médicos en las fronteras de Colombia y Brasil, así como en Curazao.

Por separado, la Federación Rusa y China entregaron suministros a Venezuela, en coordinación con el gobierno venezolano, para distribuirlos entre los necesitados.

El 22 de febrero, el gobierno venezolano cerró temporalmente varios puentes internacionales en la frontera con Colombia, así como los cruces fronterizos con Brasil. También aumentó su presencia de seguridad en esas áreas.

El 23 de febrero, el Sr. Guaidó dirigió los esfuerzos de voluntarios y otros legisladores para transportar alimentos y medicamentos que se habían almacenado en Brasil y Colombia a través de la frontera con Venezuela.

Se produjeron incidentes violentos en diferentes puntos a lo largo de las fronteras con Brasil y Colombia, ya que las fuerzas de seguridad venezolanas bloquearon los suministros de ayuda que llegaban a Venezuela.

En la frontera con Colombia, se quemaron dos camiones cuando intentaban cruzar la frontera, con el gobierno y la oposición acusándose mutuamente de haberlos quemado.

Según las autoridades migratorias colombianas, al menos 285 personas resultaron heridas en el lado colombiano. Entendemos que no se permitió la ayuda en ese sitio.

A lo largo de la frontera con Brasil, los grupos indígenas que apoyan a la oposición intentaron entregar ayuda almacenada en Brasil y encontraron resistencia. Según la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos, entre el 22 y el 23 de febrero se confirmaron cuatro muertes cerca de la frontera con Brasil y otras 64 personas resultaron heridas, la mayoría de ellas por arma de fuego.

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU también recibió varios informes que apuntaban a la participación de elementos armados progubernamentales en los violentos ataques contra los manifestantes.

Señor presidente,

En una declaración, el 23 de febrero, el Secretario General manifestó su conmoción y tristeza por la reciente violencia y la pérdida de vidas que causó más sufrimiento al pueblo venezolano.

Reiteró el llamamiento que había hecho al Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, el 22 de febrero, para que nadie hiciera uso de fuerza letal bajo ninguna circunstancia. El Secretario General también hizo un llamado a la calma e instó a todos los actores a reducir las tensiones y hacer todo lo posible para evitar una mayor escalada.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, condenó las escenas violentas que tuvieron lugar en varios puntos a lo largo de las fronteras de Venezuela con Brasil y Colombia. Ella condenó “el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad venezolanas” y dijo que el gobierno debe impedir que sus fuerzas lo usen. También instó al gobierno a “controlar” a sus grupos “apoderados” y “arrestar a aquellos que han utilizado la fuerza contra los manifestantes”.

Señor presidente,

Al Secretario General le preocupan los graves problemas humanitarios que enfrenta el país y su impacto en las poblaciones vulnerables.

Si bien la falta de datos oficiales es un desafío serio en la evaluación de la situación, la información disponible muestra una realidad sombría con la economía que continúa deteriorándose y con personas que mueren por causas evitables y que abandonan el país en busca de asistencia.

Los grupos de la sociedad civil informan que la mortalidad materna ha aumentado en más del 50% desde 2017, al igual que el número de muertes infantiles. Los pacientes de diálisis, entre otros grupos de personas que sufren enfermedades crónicas, han salido a las calles para protestar por la falta de medicamentos y de los servicios que requieren para mantenerse con vida.

Los datos utilizados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indican que el sarampión está bajo control, pero el 80% de los hospitales carecen de los medicamentos necesarios y del 30% al 40% del personal médico ha abandonado el país.

Las nuevas estimaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones sitúan en 3,4 millones el número de venezolanos que han abandonado el país.

Señor Presidente,

En Venezuela, el sistema de las Naciones Unidas está trabajando en cooperación con instituciones estatales relevantes y otros actores, para apoyar los esfuerzos para enfrentar estos desafíos. Siete agencias residentes, fondos y programas, y una agencia no residente, han pasado del apoyo orientado a las políticas a un esfuerzo de la ONU fortalecido, priorizado y coordinado que brinda la asistencia más cercana a las personas necesitadas. Desde 2018, la ONU ha estado implementando un esfuerzo de ampliación que consta de tres pilares de acción: salvar vidas, recuperar la economía y prevenir los conflictos y los derechos humanos. La ampliación se desarrolló en el contexto del Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo para Venezuela.

La prestación de asistencia se rige por la Resolución 46/182 de la Asamblea General y los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia. Dicha asistencia debe estar libre de objetivos políticos y entregarse en función de la necesidad.

Queda mucho más por hacer para atender las necesidades extremadamente urgentes del pueblo venezolano. La ONU está lista para continuar expandiendo estos esfuerzos. Continuaremos actuando de acuerdo con los principios humanitarios, trabajando con las instituciones venezolanas, para ayudar a las personas necesitadas.

El Secretario General ha destacado en repetidas ocasiones la importancia de estos principios rectores y ha pedido a todas las partes interesadas y a los Estados miembros que los respeten.

Señor presidente,

Como ha dicho repetidamente, el Secretario General está listo para ejercer sus buenos oficios si las partes se valen de esta opción.

Los actores venezolanos de todo el espectro político tienen la responsabilidad de poner los intereses de los venezolanos en el centro de sus acciones en este momento crítico.

Gracias, señor presidente.

Traducción no oficial

Para leer las declaraciones en su idioma original, ingresa aquí