Helpage International y Convite A.C realizaron una evaluación rápida sobre las necesidades humanitarias de las personas mayores en Venezuela

(Venezuela, 22/11/2019) Las organizaciones HelpAge International y Convite A.C., realizaron una evaluación de las necesidades humanitarias de los adultos mayores en Venezuela, bajo el contexto de la emergencia humanitaria compleja que afecta al país y en particular a las poblaciones más vulnerables.

Este documento evalúa las necesidades específicas de apoyo humanitario que requieren las personas mayores afectadas por la crisis en Venezuela. El objetivo de esta Evaluación Rápida de Necesidades (RNAOP, por sus siglas en inglés) es dar información para el diseño de las respuestas humanitarias propias y de otras agencias al impacto de la crisis.

La evaluación se centra en los estados de Bolívar, Lara y Miranda. Bolívar fue seleccionado por su proximidad a la frontera brasileña, Lara por su alta concentración de personas mayores y Miranda por su diversidad socioeconómica.

El informe contiene hallazgos claves de la evaluación, junto con observaciones y análisis del equipo humanitario y asesores de HelpAge. El informe también tiene como objetivo ayudar a todas las organizaciones que operan en las áreas afectadas, incluidas las agencias humanitarias, los donantes y los grupos de clúster, a desarrollar programas inclusivos y, al mismo tiempo, forma parte de nuestro trabajo promover los derechos de las personas mayores.

Convite, una organización que defiende los derechos humanos y trabaja en toda Venezuela con el apoyo de HelpAge International, realizó la evaluación en septiembre de 2019. HelpAge International agradece los comentarios y preguntas que tengan sobre este informe y ofrece apoyo técnico para respuestas inclusivas.

Hallazgós clave
Prioridades de las personas mayores

La encuesta solicitó a las personas mayores que elijan sus principales prioridades de seguridad, agua, alimentos, refugio, medicamentos, dinero en efectivo, artículos de higiene, ropa, ropa de cama, combustible y artículos para el hogar. Las prioridades para las personas mayores con discapacidad eran las mismas que las personas mayores en general, y los hombres priorizaban el combustible sobre la comida y la medicina.

Principales hallazgos por sector
Inclusión de la discapacidad
  • El 46% de las personas mayores que respondieron a la encuesta viven con una discapacidad. Las tasas son más altas entre las mujeres (50%) que entre los hombres (41%).
  • De las personas con discapacidad, el 46% de las mujeres y los hombres mayores tienen muchas dificultades para caminar o no pueden caminar.
  • El 56% de las personas mayores tienen muchas dificultades para ver o no pueden ver.
  • La mayoría de las personas mayores con discapacidad (27% mujeres y 17% hombres) confían en amigos o familiares para que les traigan artículos de ayuda. El 31% de las personas mayores con discapacidad (36% de las mujeres y el 26% de los hombres) confían en sus amigos o familiares para que les traigan artículos de ayuda.
Seguridad alimentaria, ingresos y deuda
  • El dinero en efectivo y la comida son las principales prioridades para las mujeres y los hombres mayores.
  • El 77% de las personas mayores informan de que no tienen acceso a suficientes alimentos.
  • 3 de cada 5 personas mayores regularmente se acuestan con hambre, casi 1 de cada 5 se acuesta con hambre de tres a cinco noches a la semana, y 1 de cada 10 cada noche.
  • Las poblaciones rurales tienen más probabilidades de acostarse con hambre, y los hombres mayores más que las mujeres.
  • Los hombres rurales (81%), seguidos de cerca por los hombres urbanos (74%), tienen uno de los accesos más bajos a comida suficiente. Casi todas las personas que viven solas (95%) dijeron que no pueden acceder a suficientes alimentos.
  • El 80% de las personas mayores informan que no pueden acceder al tipo de alimentos que pueden o quieren comer. La situación es aún peor para el 64% de las personas mayores que no pueden permitirse comprar alimentos.
  • 3 de cada 4 personas mayores han tenido que pedir prestado desde que comenzó la crisis.
  • El 96% de las personas mayores dijeron que si se les diera dinero en efectivo, podrían usarlo.
Rendición de cuentas
  • El 97% de las personas mayores, incluido el 96% de las personas con discapacidad, no han sido consultadas por ninguna agencia humanitaria sobre los servicios que se les brindan.
  • •El 73% de las personas mayores, incluido el 72% de las personas con discapacidad, no saben cómo presentar una queja o dar su opinión sobre los servicios humanitarios diseñados para apoyarlos. Esto es particularmente pronunciado para las mujeres mayores con discapacidad, donde el 74% informó no saber cómo presentar una queja en comparación con el 69% de los hombres mayores con discapacidad.

Protección

  • El 67% de las personas mayores dependen de familiares y amigos para cubrir sus necesidades básicas (76% mujeres y 57% hombres). Y además, del 35% de este grupo dependen niños y/o otra persona mayor para cuidados y apoyo (39% mujeres y 30% hombres).
  • El 34% de las personas mayores no pueden acceder a los servicios de ayuda o centros de distribución solos y requieren algún tipo de asistencia.
  • El 25% de las personas mayores (49% mujeres y 26% hombres) no llegan a los puntos de distribución ni reciben artículos de ayuda.
  • El 23% de las personas mayores que respondieron viven solas (19% mujeres y 26% hombres).
  • El 53% de las personas mayores veían la negación de recursos, oportunidades o servicios como un riesgo de seguridad importante para ellos. La falta de acceso a los servicios es un riesgo de protección clave para las personas mayores con discapacidad.
  • El 45% de las personas mayores dijeron que la falta de espacios seguros en la comunidad era el segundo mayor riesgo de seguridad percibido.
  • El 65% de las personas mayores requieren apoyo adicional para salir adelante, mientras que el 21% siente que no pueden hacer nada para salir adelante.
  • En promedio, el 21% de las personas mayores está cuidando y apoyando a cinco dependientes. Muchos de estos cuidadores mayores tienen más de 70 años y algunos tienen una discapacidad.
  • El 42% de las personas mayores se siente inseguro al acceder a la atención médica o la comida y el 37% no se siente seguro al acceder al agua potable.
Salud
  • El 75% de las personas mayores informan que los servicios de salud no cuentan con medicamentos disponibles.
  • El 30% de las personas mayores no tienen acceso a los servicios de salud, mientras que el 64% informa que los servicios de salud son demasiado caros.
  • El 14% de las personas mayores informaron que los proveedores de salud tenían actitudes negativas hacia ellos.
  • El 6% de las personas mayores no tuvieron acceso a los servicios de salud cuando se necesitaron.
  • El 79% de las personas mayores tienen una o más enfermedades no transmisibles y el 45% de las personas mayores tienen dos o más.
  • El 63% de las personas mayores deben tomar medicamentos, pero la asequibilidad y la disponibilidad son barreras.
  • Del 11% de las personas mayores con enfermedades de la piel, el 20% no tiene acceso a instalaciones para lavarse las manos y el 17% no tiene acceso a instalaciones para bañarse.
  • El 57% de las personas mayores con problemas gastrointestinales informan de que se acuestan con hambre al menos una noche a la semana, y el 12% se acuesta con hambre todas las noches.
Agua, saneamiento e higiene
  • La mayoría, pero no todas, las personas mayores tienen acceso a las instalaciones sanitarias/ instalaciones de higiene personal; agua potable segura (84%), baño (86%), lavado de manos (86%) e instalaciones sanitarias (90%).
  • No se requiere intervención inmediata mientras que otros sectores sigue siendo una preocupación mayor.
Refugio
  • El refugio es la prioridad más baja de las mujeres y los hombres mayores en Venezuela.
  • El 5% de las personas mayores no tienen refugio.
  • El 29% de las personas mayores viven en hogares que necesitan reparaciones importantes (32% mujeres y 26% hombres).
  • No se requiere intervención inmediata mientras que otros sectores sigue siendo una preocupación mayor.
Recomendaciones para lograr una respuesta inclusiva

1. La evaluación adicional de las necesidades humanitarias en Venezuela debería incluir sistemáticamente la recopilación y el análisis de los riesgos específicos que enfrentan las personas mayores -como vivir solos, cuidar a los niños o quedarse en casa- y desarrollar las respuestas apropiadas del programa.

2. Brindar apoyo financiero a programas enfocados en defender los derechos de las personas mayores en la crisis.

3. Establecer actividades de extensión comunitaria para registrar y apoyar a las personas mayores que no pueden acceder a los servicios, ayudarlos a hacerlo y utilizar sistemáticamente la información que recopilan para informar, ampliar y mejorar la respuesta humanitaria.

4. Garantizar que los servicios y equipos de apoyo de extensión comunitaria registren a los dependientes de las personas mayores, incluidos los niños, otras personas mayores y las personas con discapacidad.

5. Garantizar que haya mecanismos de remisión hacia otros proveedores de servicios, para que se reconozca el papel de los cuidadores mayores y el apoyo se extienda tanto a ellos como a los niños y otras personas dependientes.

6. Garantizar que la información sobre protección infantil y servicios para niños se comunique a los cuidadores mayores. Consultar a los cuidadores mayores sobre sus necesidades prioritarias y retos en el cuidado de niños pequeños después de una crisis.

7. Promover el liderazgo entre las personas mayores, apoyándolas para organizarse en asociaciones de personas mayores e incidir directamente dentro del sistema humanitario.

8. Establecer espacios seguros para las personas mayores en su comunidad. Sitios donde puedan reunirse y relacionarse con sus compañeros y otros grupos de edad.

9. Incluir apoyo psicosocial directo y basado en la comunidad, particularmente, para aquellos que se sienten incapaces de sobrellevar su vida diaria e identificar a las personas mayores dentro de la comunidad como voluntarios, pares de apoyo y líderes.

10. Movilizar a la comunidad e involucrar a las personas mayores en actividades de apoyo comunitario que se centren en fortalecer su resiliencia y mecanismos de afrontamiento mediante la creación de vínculos con su comunidad local.

Informe completo aquí