Consejo Permanente de la OEA discutió sobre la migración forzada y la crisis de salud en Venezuela

(Washington D.C, 31/05/2019) El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) durante su sesión ordinaria dialogó sobre la migración forzada de personas venezolanas en la región y la crisis del sistema de salud de Venezuela y sus efectos en los países de la región.

Durante la sesión varias de las delegaciones concordaron en que una de las principales causas de la migración forzada de venezolanos es el colapso del sistema sanitario venezolano, causando múltiples epidemias, muchas de las cuales habían sido controladas o erradicadas de la región, que afectan en gran medida a las poblaciones en situación vulnerable, como los niños y personas indígenas.

Las delegaciones de Ecuador, Colombia, Perú y Brasil destacaron los retos que el alto flujo migratorio de personas venezolanas ha representado para los servicios públicos de cada uno de sus países, en particular para sus sistemas de salud. «Es muy difícil lidiar con un volumén migratorio tan grande. Más con una migración que está cerca de superar la crisis migratoria producto de la guerra civil de Siria», dijo Alejandro Ordóñez, emabajador de Colombia ante la OEA. Además, el embajador permanente de Brasil ante la OEA, Fernando Simas Magalhães, afirmó que las autoridades migratorias brasileñas han expresado preocupación debido a que durante los últimos meses los migrantes venezolanos que han ingresado al país se encontraban con una «salud debilitada», «esto crea más presión sobre el sistema de salud de Roraima».

«Los venezolanos llegan a sus países de destinos con desnutrición, mujeres embarazadas sin la debida atención y enfermedades crónicas sin tratar», aseguró el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, durante la sesión. Nuevamente el Secretario afirmó que la única forma de poner fin al sufrimiento de los venezolanos es el fin de la usurpación.

El doctor Julio Castro, miembro de la Comisión Especial de Seguimiento a la Ayuda Humanitaria de la Asamblea Nacional, nuevamente expuso ante el Consejo Permanente la seria crisis sanitaria que existen en Venezuela y que «tiene efectos colaterales en la región».

«Las epidemias de difteria y sarampión son producto de la falta de vacunación a la población necesaria, debido a que ellos (el gobierno) no desean hacerlo, porque vacunas han sido recibida por el convenio con la Organización Panamericana de la Salud (OPS)», dijo el infectólogo. El doctor Castro a su vez informó a los Estados miembros que actualmente el 85% de la cepa de sarampión que recorre la región tiene como núcleo Venezuela.

Además, el especialista indicó que la epidemia de sarampión ha salido de control por la carencia de una estructura operativa en el área de salud; «Distrito Capital es el segundo estado del país con mayor número de casos reportados. No hay razones logísticas que expliquen el porque se dejó de vacunar la capital del país, solo demuestra la incapacidad operativa».

El doctor Castro alertó el peligro que la epidemia de sarampión represententa para las poblaciones indígenas que se encuentran en Venezuela, «de acuerdo a OPS la letalidad del sarampión en el país es 67 veces mayor sobre las personas indígena sque en el resto de la población», asegurando que de no ser contenida la enfermedad las etnias indígenas están en serio peligro de desaparecer.

Sobre la malaria el infectólogo señaló que apróximadamente existen 1.5 millones de casos de malaria, tomando en cuanta la cantidad de habitantes del país, Venezuela tiene el peor desempeño del mundo en el tratamiento de malaria.

«Mientras no seamos capaces de controlar estas epidemias en nuestra fronteras, estas se seguirán expandiendo en la región», afirmó Castro.

Video de la sesión aquí