Consejo de Seguridad discutió nuevamente sobre la crisis en Venezuela

(Nueva York, 27/02/2019) El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a solicitud de los Estados Unidos, nuevamente discutió la crisis humanitaria en Venezuela, en particular los hechos de violencia que tuvieron lugar en las fronteras venezolanas con Brasil y Colombia el pasado sábado 23 de febrero, durante los intentos de ingresar la ayuda humanitaria donada por diversos países de la región para la atención de las poblaciones más afectadas por la crisis. 

La sesión dio inicio con la presentación del informe de la Secretaria Adjunta de Asuntos Políticos, Rosmary Di Carlo sobre los últimos acontecimientos ocurridos en Venezuela. Di Carlo afirmó que la “triste realidad” que enfrenta el país, de acuerdo a la información disponible, muestra una economía en deterioro, con ciudadanos muriendo de enfermedades prevenibles y los hasta ahora 3.4 millones de venezolanos que decidieron huir del país, debido a las condiciones de su hogar.

De acuerdo a la oficial de Naciones Unidas , organizaciones de la sociedad civil han informado que la mortalidad infantil se ha incrementado en 50% desde 2017, al igual que el número de muertes de infantes.  A su vez, agregó que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indicó que 80% de los hospitales carecen de suficientes medicinas, mientras el 40% del personal médico ha dejado el país. 

Durante su presentación, Di Carlo destacó que suministros proporcionados por China y Rusia han ingresado al país, en coordinación con el gobierno venezolano, con el fin de “ser  distribuidos a aquellos con necesidades”. Sin embargo, resaltó que los suministros médicos y alimenticios almacenados por los Estados Unidos y otros países en las fronteras con Colombia y Brasil, fueron impedidas de ingresar al país por parte de las autoridades venezolanas.

Las Naciones Unidas confirmó que en medio de la violencia que estalló el fin de semana pasado como resultado del bloqueo de la ayuda, 4 personas fueron fusiladas y 64 heridas cerca de la frontera con Brasil, la mayoría de ellas por disparos.

Di Carlo, también directora de Asuntos Políticos y Construcción de la Paz, citó las cifras proporcionadas por Migración Colombia, donde afirman que 285 personas fueron lastimadas. “La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas (OACNUDH) ha recibido reportes que apuntan a la participación de elementos armados progubernamentales en los violentos ataques contra los manifestantes”, dijo Di Carlo.

El Representante Especial de los Estados Unidos, Elliot Abrams, insto a los Estados miembros del Consejo a aportar en la satisfacción de  “las crecientes necesidades de Venezuela y la región”, contribuir a la democracia venezolana y “presionar al régimen ilegítimo para que abandone pacíficamente”. También cuestionó el valor del diálogo con Nicolás Maduro, quién según Abrams, “preferiría bloquear y qyemar medicinas y pan que verlos en manos de los niños venezolanos”.

Vassily Nebenzia, Representante Especial de la Federación Rusa, describió el intento de ingresar la ayuda humanitaria a Venezuela como “un intento ilegal de cruce de fronteras estatales para entregar un cargamento desconocido”, agregando que se había hecho un intento ilegítimo de transferir suministros “no verificados”, no solicitados por Venezuela. Asi nismo, afirmó que si los Estados Unidos hubieran querido genuinamente brindar ayuda a Venezuela, hubieran operado a través de las agencias de Naciones Unidas. Nebenzia agregó que Rusia ha enviado exitosamente 7.5 toneladas de productos médicos por medio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “sin obstáculo alguno”.

El embajador  para las NU de Francia, François Delattre, dijo que Venezuela está atravesando la peor crisis humanitaria en su historia, con una población civil, es particular mujeres y niños, que están siendo atacados intencionalmente. “El régimen de Maduro ha decidido privar a su población de la ayuda internacional, y no duda en asesinar y herir a cientos de sus ciudadanos desarmados, durante las protestas”.

Delattre añadió que el bloqueo de la ayuda humanitaria por parte de Maduro “ha traído a si mismo la verguenza de la comunidad internacional y de su propios ciudadanos”.

En nombre de Venezuela habló Jorge Arreaza, quién alegó que el reporte de Di Carlo “estaba parcializado” e “información disenimada de una sola fuente”. Además indicó que en su país hay un intento de golpe de Estado por parte de Estados Unidos. Al referirse a los intentos de trasladar los envíos de ayuda respaldados por la oposición y los EE. UU. A través de la frontera con Colombia hacia Venezuela, Arreaza dijo: “Ese fue el último capítulo del golpe de Estado el sábado, y puedo decirles que, lea mis labios, fracasó”. . ”

“Ahora es el momento para que volvamos a la cordura y respetemos el derecho internacional”, dijo, y agregó que el Gobierno estaba preparado para sentarse y negociar con la oposición, encabezada por Juan Guaidó: “Entre los venezolanos, podemos construir nuestra propia solución”. Sin intervención, interferencia de nadie, mucho menos de Estados Unidos ”, dijo.

Traducción no oficial.

Para leer el comunicado oficial, ingresa aquí