Portavoz de ACNUR “6.700 personas venezolanas ingresaron a Tumbes en un solo día”

(Lima, 02/11/2018) Babar Baloch, portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en la rueda de prensa realizada el día de hoy en El Palacio de Ginebra, habló sobre la culminación del plazo para las personas venezolanas de solicitar  el Permiso Temporal de Permanencia (PTP).

El ACNUR, la Agencia de Refugiados de la ONU, reforzó su respuesta en puntos fronterizos cruciales en Perú, Ecuador y Colombia esta semana cuando miles de refugiados y migrantes de Venezuela se apresuraron a llegar a Perú antes de la fecha límite para solicitar Permiso Temporal de Permanencia (PTP).

El miércoles, el número de refugiados y migrantes venezolanos que ingresaron a Perú desde Ecuador en el cruce fronterizo principal de Tumbes, alcanzó un máximo de más de 6,700 personas en un solo día, triplicando el número de hace dos semanas. Perú es ahora el hogar de  medio millón de venezolanos.

Los venezolanos que cruzan hacia Ecuador desde Colombia a través de los cruces fronterizos de Rumichaca y San Miguel también aumentaron en octubre. Durante el mes se registraron unas 97.500 llegadas.

La razón principal del aumento en las llegadas a Perú parece haber sido la fecha límite del 31 de octubre para solicitar un permiso de estadía temporal. Este permiso otorga a los venezolanos el derecho a trabajar en Perú y acceder a servicios de salud y educación. Las autoridades peruanas anunciaron que solo aquellos venezolanos que ingresaron al país antes del 31 de octubre de 2018 podrían postularse. Los elegibles podrán presentar solicitudes hasta diciembre. Más de 100,000 venezolanos ya han obtenido el PTP.

A principios de esta semana, los venezolanos esperaron en fila durante dos o tres días para completar los trámites fronterizos requeridos, incluidos los procedimientos de inmigración y las vacunas obligatorias. Miles de personas dormían a la intemperie y muchas requerían asistencia médica y comida. Las autoridades peruanas, el ACNUR y sus socios trabajaron para ampliar rápidamente la respuesta. Además, existe una sólida coordinación entre las oficinas de ACNUR en Perú y Ecuador para responder a las necesidades urgentes de los venezolanos que llegan.

En Perú, el ACNUR ha reforzado su presencia en Tumbes con personal adicional para ayudar a coordinar la respuesta, aumentar la cobertura de protección e identificar y ayudar a las personas con necesidades específicas, como los niños no acompañados y separados. Los venezolanos que formalmente solicitan asilo en Perú continúan siendo admitidos en la frontera, aunque parece que las llegadas están disminuyendo. En Tumbes, las autoridades peruanas procesan alrededor de 1,000 solicitudes de asilo por día. Desde el 29 de octubre, la Comisión Especial para los Refugiados (CEPR) ha estado trabajando las 24 horas del día para hacer frente al aumento de solicitudes. Más de 150,000 venezolanos han solicitado asilo en Perú desde 2014.

El ACNUR ha donado computadoras portátiles y otros equipos a las autoridades de inmigración de Perú para acelerar los trámites fronterizos y reducir el tiempo de espera. El ACNUR también ha proporcionado recursos financieros para el despliegue de funcionarios gubernamentales adicionales para reforzar la capacidad de la Comisión Especial para los Refugiados en la frontera.

Junto con nuestro socio Encuentros, el ACNUR distribuyó cientos de artículos de ayuda y proporcionó asistencia en efectivo a personas y familias vulnerables. Además, el ACNUR instaló 50 retretes químicos en la frontera. Se instaló un nuevo espacio médico para atender casos de emergencia. En la actualidad, un promedio de 250 personas reciben asistencia diaria de nuestro socio IFRC, pero hay más personas que necesitan atención. La OIM y el ACNUR están enviando voluntarios para brindar orientación e información a los venezolanos que llegan.

Ecuador

El ACNUR también ha reforzado su respuesta en Ecuador para brindar protección y asistencia a los refugiados y migrantes de Venezuela. Los equipos de ACNUR se encuentran en las fronteras norte y sur, brindando orientación a las familias venezolanas que llegan, identificando los casos con necesidades de protección específicas y remitiéndolos a los servicios y programas implementados por el estado y los socios de ACNUR.

Durante el fin de semana, se distribuyeron paquetes de alimentos y artículos de socorro esenciales a unas 1.500 personas vulnerables en el área de Rumichaca. También en la frontera con Colombia, los casos extremadamente vulnerables han sido apoyados con asistencia en efectivo y se han distribuido cientos de artículos de socorro cerca de San Miguel y en Huaquillas en la frontera con Perú. Las familias vulnerables son identificadas y apoyadas con alojamiento temporal mientras completan los procedimientos de ingreso migratorio.

Colombia

En Colombia, para responder al aumento de salidas hacia Ecuador, el ACNUR y sus socios han desplegado equipos en la frontera para brindar asistencia, entregando comidas calientes, mantas y kits para niños, así como información y orientación a los venezolanos en su camino hacia Ecuador.

Los gobiernos de la región y los ciudadanos comunes han demostrado generosidad y solidaridad con los refugiados y migrantes de Venezuela. Sin embargo, los servicios esenciales y la infraestructura en las comunidades receptoras se ven afectados por el volumen de llegadas y cada vez es más difícil responder a todas las necesidades. Se necesita  que más que nunca apoyo de la comunidad internacional.

Traducción no oficial

Para leer la declaración en su idioma original, ingresa aquí