Save the Children alerta que una quinta parte de las venezolanas atendidas en su clínica en la frontera colombiana son menores de 18 años

(Bogotá, 11/07/2019) Save the children| Cientos de mujeres venezolanas embarazadas en riesgo han buscado tratamiento en la Unidad de Emergencia de Save the Children en la frontera con Colombia.

Desde su apertura en los inicios del mes de abril. 792 mujeres venezolanas han viajado hasta la clínica para recibir tratamiento pre y post natal. Motivado al colapso del sistema de salud en Venezuela, muchas han esperado hasta su segundo o tercer trimestre para realizar el peligroso viaje a Colombia específicamente buscando atención médica, a menudo dejando a sus familias y sin tener un lugar donde estar o llegar.

Un asombroso 61% de las mujeres embarazadas tienen embarazos de alto riesgo, con más de la mitad padeciendo anemia debido a la incapacidad de adquirir comidad nutritiva, accesible en Venezuela.

Otras niñas y mujeres tienen embarazos de alto riesgo debido a las enfermedades de transmisión sexual como la sífilis y VPH. La inflación se ha disparado en más de 1 millón por ciento en Venezuela, y significa que la mayoría de los anticonceptivos se han vuelto completamente inasequibles para la gran mayoría de las personas en los últimos cinco años.

Ana, de 26 años, se mudó a Colombia cuando tenía siete meses de embarazo. No podía darse el lujo de traer a sus dos hijas mayores con ella. Ana dijo:

“La situación en Venezuela nos ha golpeado a todos muy duro. Todos hemos llorado. Dejar a tu familia no es fácil.

“Emigré durante mi embarazo porque no tenía los recursos ni la atención como resultado de los problemas en Venezuela. No me siento bien porque no puedo mantener a [mis hijos] debido a la situación en Venezuela.

“En el momento en que vine aquí, tuve un embarazo en riesgo y, como resultado, fui hospitalizada.
Tenía cálculos renales … y tenía niveles muy bajos de hemoglobina. Pero gracias a Dios, fui a un médico y recibí una atención excelente y una transfusión (de sangre) “.

En respuesta a las necesidades urgentes y crecientes, la Unidad de Salud de Emergencia de Save the Children abrió una clínica de salud sexual y reproductiva en Maicao, Colombia (cerca de la frontera con Venezuela) el 3 de abril de 2019. La clínica brinda atención prenatal y postnatal, planificación familiar, mental Servicios de salud, atención a sobrevivientes de violencia de género y diagnóstico y tratamiento de enfermedades de transmisión sexual.

La directora nacional de Save the Children en Colombia, María Paula Martínez, dijo que la cantidad de adolescentes embarazadas que necesitan tratamiento en la clínica era particularmente preocupante.

“Alrededor de una quinta parte de todas las mujeres embarazadas que vemos son niñas menores de 18 años, que como migrantes a menudo han tenido que dejar casi todo lo que tienen, incluida su documentación. Esto significa que su acceso a la atención médica y la educación es extremadamente limitado, lo que aumenta los riesgos para ellos y para sus bebés por nacer.

Estas mujeres y sus bebés están entre las más vulnerables. Además de no recibir atención médica a menudo, en muchos casos han carecido por completo de alimentos nutritivos o de un lugar estable y seguro para vivir.

“Pedimos al gobierno colombiano que asigne más recursos para los niños migrantes de Venezuela, garantice el acceso a servicios de salud de calidad y garantice el cumplimiento de los derechos de los migrantes venezolanos, con un enfoque especial en sus derechos de salud sexual y reproductiva”.

La Unidad de Salud de Emergencia de Save the Children también está estableciendo una unidad móvil de salud sexual y reproductiva, que brindará servicios en La Guajira, cerca de Maicao y las zonas fronterizas con Venezuela.

Traducción no oficial

Fuente oficial