Reporte situacional febrero 2019 sobre migrantes y refugiados venezolanos en Colombia

(Colombia, 08/04/2019) El Grupo Interagencial sobre  Flujos Migratorios Mixtos (GIFMM) publicó su reporte situacional del mes de febrero 2019, sobre las cifras y recientes actualizaciones sobre las circunstancias que enfrentan las migrantes forzados y refugiados venezolanos en Colombia.

En el último informe presentado por el Gobierno Colombiano se evidencia que hay más de 1.1 millones de refugiados y migrantes venezolanos en el país. Así mismo, un gran número de
población procedente de Venezuela transita por el territorio hacia otras ciudades o países usando diversos medios de transporte (incluso caminando) en condiciones difíciles y
de alto riesgo.

El aumento de refugiados y migrantes en el país, el deterioro de la situación humanitaria y los desafíos en la respuesta estatal acentúan las necesidades de la población como el acceso a alimentos, atención médica general y de alto costo, generación de ingresos (empleabilidad y
emprendimiento) educación y medios de vida.

El Grupo Interagencial sobre Flujos Migratorios Mixtos (GIFMM), coordina la respuesta para refugiados y migrantes venezolanos, colombianos retornados y comunidades de acogida,
tanto a nivel nacional como a través de la presencia local en 11 departamentos en forma complementaria a la respuesta del Estado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Contexto operacional

  • La situación que se desarrolló en la frontera con Venezuela modificó los patrones de movilidad en la misma. Antes del 23 de febrero la incertidumbre llevó a un aumento en el número de venezolanos cruzando hacia Colombia para abastecerse de productos básicos en anticipación de un posible cierre de frontera. Posterior a esa fecha, los cruces
    fronterizos oficiales de Norte de Santander y en algunos días el cruce oficial en Arauca permaneció cerrados, esto dio como resultado un aumento sustancial en el uso de cruces irregulares. El cierre afectó el movimiento pendular de venezolanos en búsqueda de alimentos, medicamentos y otros insumos; de igual forma, niños, niñas y adolescentes presentaron dificultades para la asistencia a clases en instituciones educativas colombianas. También se ha observado un incremento de solicitudes de asilo de venezolanos, incluyendo personal que formó parte de las fuerzas de seguridad. A raíz del incremento en el uso de los cruces fronterizos irregulares, ha aumentado la inseguridad
    de los refugiados y migrantes, en particular para la población de alta vulnerabilidad (enfermos, niños, niñas y adolescentes y mujeres). Se reporta que grupos armados irregulares han establecido el cobro de peajes que según la carga que lleva el transeúnte puede variar entre 2.000 y 20.000 pesos por persona.
  • La situación humanitaria en Colombia se ha deteriorado en el último año, un documento reciente de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) compara las cifras humanitarias entre los periodos de noviembre de 2016 – diciembre 2017 y enero 2018 – febrero 2019. En el análisis de cifras se evidencia un aumento en eventos
    de violencia armada como confinamiento con un incremento del 433% (90.967 personas afectadas), desplazamiento masivo con 75% (35.452 personas afectadas), accidentes MAP/MUSE con 197% (184 personas afectadas), y acciones armadas con un incremento del 32%. La mayoría de los eventos anteriormente mencionados se encuentran en departamentos con alto número de población venezolana como Norte de Santander, Valle del Cauca, Nariño, entre otros, acentuando la triple afectación y creando riesgos para los refugiados y migrantes en movimiento y dificultando el acceso humanitario en estas zonas.
  • La población venezolana que salieron por Rumichaca (Nariño) y San Miguel (Putumayo) entre enero y febrero 2019 ha disminuido 28% respecto a enero y febrero del 2018 (pasó de 120.431 en 2018 a 85.736 salidas en 2019), una de las razones posibles de este deceso es debido a la exigencia de certificados de antecedentes criminales apostillados a los venezolanos para el ingreso a territorio ecuatoriano. Esta situación ha conllevado al aumento sustancial en los cruces irregulares y la actividad de los equipos de coordinación y respuesta en ambos lados de la frontera con el fin de orientar a la población acerca
    de la normatividad y dar respuesta a alrededor de 150 personas por día.

Para leer el informe completo, ingresa aquí