OIM: Al menos 21% de los venezolanos encuestados aseguraron haber sido víctimas de explotación laboral o ser retenidos contra su voluntad en países centroaméricanos

(Centroamérica, 12/07/2019) Esta información se basa en las respuestas proporcionadas por más de 4.000 personas encuestadas en el contexto durante la Matriz de Seguimiento de Desplazamientos (DTM por sus siglas en inglés) de la OIM realizadas en Centroamérica y el Caribe. Además, el análisis ilustra las necesidades y las brechas en la asistencia a esta población.

Vulnerabilidades y necesidades

Trata y explotación

Al menos el 21 %  de las personas encuestadas dijo que fueron obligadas a trabajar, realizaron trabajo no remunerado o fueron retenidas contra su voluntad desde que salieron de Venezuela.

Una tasa más alta de encuestados hombres (24%) que mujeres (17%) mencionaron haber experimentado trabajo forzado o trabajo no remunerado, o haber sido retenidos en contra de su voluntad.

Al menos el 23 % de las personas encuestadas que estaban solteras respondieron “sí” a este indicador de explotación y trata, en comparación con el 17 por ciento de de las personas encuestadas casadas. Los venezolanos que viajaron solos parecen estar más afectados (16%) que los que viajaron en grupo (13%).

La edad promedio de las personas encuestadas que reportaron experiencias de explotación y trata fue de 32 años, que es inferior a la de aquellas personas que no experimentaron ninguna (que tenían un promedio de 34 años). El cuatro por ciento de las mujeres encuestadas que informaron sobre uno de los problemas mencionados anteriormente estaban embarazadas, lo que está en línea con la tasa general de mujeres embarazadas entre todas las encuestadas (4%).

Desde que salieron de Venezuela, el 2 % de las personas encuestadas dijo que fueron retenidas en cierto lugar en contra de su voluntad por personas que no eran las autoridades del país.

El porcentaje de encuestados masculinos (2%) que fueron retenidos contra su voluntad fue el doble que el de las encuestadas femeninas (1%).

Doce por ciento de las personas encuestadas que recibieron una oferta de trabajo en el extranjero fueron contactadas antes de salir de la República Bolivariana de Venezuela. Algunas de las personas encuestadas (13%) informaron que la oferta de trabajo incluía el reembolso de los costos en una etapa posterior. Las ofertas de trabajo hechas a las poblaciones en un momento de crisis económica y política emergente, que involucran deuda acumulada antes de la salida del país de residencia, indican una posible servidumbre por deudas.

Discriminación

Desde que comenzaron su viaje, casi un tercio de las personas encuestadas dijeron haber experimentado algún tipo de discriminación. La mayoría de las personas venezolanas (93%) informaron que fueron discriminados por su nacionalidad.

El cuarenta y seis por ciento de las personas encuestadas informaron que la asistencia legal era su principal necesidad, seguida del acceso al empleo y la generación de ingresos (17%) y la atención médica (12%).

En cuanto a los principales desafíos que enfrentaron las personas encuestadas desde que salieron de Venezuela más del 70 % reportó que enfrentaron dificultades económicas, seguidos por los
desafíos con documentos (58%), inseguridad y robo (21%), y falta de información (21%). Algunas de las personas encuestadas también mencionaron arrestos, detención, discriminación y xenofobia.

También se les preguntó específicamente sobre el acceso a la atención médica. Más de la mitad de las personas encuestadas (58%) reportaron no tener acceso a los servicios de salud desde que abandonaron su país. Un poco más de mujeres (57%) que hombres (58%) respondieron la falta de acceso a la atención médica. Un tercio de las personas embarazadas entrevistadas informaron que no
pudieron acceder a los servicios de salud.

Informe completo aquí