Derechos Humanos en Primer Lugar: Iniciativa que deben aplicar todas las entidades de la ONU

(Civilis DDHH. Caracas, 24/07/2016) Desde el 2013, la Secretaría General de las Naciones Unidas ha impulsado la iniciativa “Derechos Humanos en Primer Lugar” – Human Rights Up Front, con el objetivo de que todas las entidades que conforman este organismo internacional asuman como prioridad la protección de los derechos humanos y de la población civil, tal como está establecido en la Carta de las Naciones Unidas y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La iniciativa se formula tras la publicación del reporte sobre la acción de las Naciones Unidas en Sri Lanka elaborado por un panel de expertos para la revisión interna; teniendo como precedente los reportes sobre la acción de la ONU en Rwanda en 1994 y en Srbenica en 1995. En dicho reporte se concluye que las entidades responsables habían concurrido en una “falla sistémica” al no prevenir la violación masiva de derechos humanos y al no haber protegido a la población civil en base al derecho internacional humanitario. Entre los errores cometidos, el informe señala:

  1. El personal de las Naciones Unidas en el terreno falló en proveer a los Estados Miembros, al Consejo de Seguridad, a la Secretaría, a las sedes de las agencias, fondos y programas (AFP) y a los organismos de derechos humanos la información necesaria para tomar las acciones debidas.
  2. El personal de la ONU en terreno falló en señalar las causas de la crisis, haciendo referencia únicamente a la situación humanitaria, lo cual dificultó realizar un análisis completo sobre el país para tomar las decisiones acertadas. El personal falló en indicar que la mayoría de las víctimas las habían generado los bombardeos del gobierno; señalando únicamente los crímenes cometidos por el grupo rebelde LTTE. Como argumento, el personal sostuvo que procuró no hacer consideraciones “políticas” y enfocarse solamente en el tema humanitario, y que se les presentó un dilema ante el cual decidieron no culpar al gobierno para que no se les impidiera realizar su labor humanitaria. El panel enfatizó que señalar las causas de la crisis no era una consideración política, era información que debían conocer todos los actores.
  3. Una crisis humanitaria y de derechos humanos fue considerada como un problema de desarrollo, impidiendo así tomar decisiones a tiempo a medida que la crisis empeoraba.
  4. Solapamiento y poca claridad en las funciones que debían cumplir los actores y poco apoyo político de los Estados Miembros a tomar acciones más contundentes.

Ante esto, “Derechos Humanos en Primer Lugar” tiene un enfoque preventivo, al implementar un enfoque de derechos humanos en todas las entidades de la ONU para evitar violaciones masivas; y de protección de los civiles como prioridad ante las crisis y los conflictos, en consideración a los principios del derecho internacional humanitario y el Deber de Proteger de los Estados, para evitar que se cometan crímenes atroces.

La iniciativa establece que se deben realizar tres tipos de cambio en el seno de las acciones de la ONU:

  1. Un cambio cultural, a través del cual todo el personal de la organización reconozca la protección de los derechos humanos y la protección de los civiles como una responsabilidad principal; lo cual demanda, a su vez, una mayor rendición de cuentas;
  2. Un cambio operacional tanto en el terreno como en las sedes de las entidades, por el cual todas las entidades tengan la capacidad de reconocer violaciones a derechos humanos y que sean indicativos de peores tiempos por venir; a la par que se refuerza el mecanismo de alerta temprana y la capacidad de realizar análisis más integrales y las estrategias compartidas;
  3. Un cambio en el compromiso político de la ONU, por el cual debe generarse una relación más proactiva con los Estados Miembros para lograr apoyo político para acciones tempranas y preventivas.

Estos cambios requieren la participación no solamente del personal de las Naciones Unidas en el terreno y en las sedes, sino de todos los Estados Miembros, especialmente de aquellos en la región afectada, y del Estado o Estados afectados por la crisis o conflicto.

“Derechos Humanos en Primer Lugar” plantea seis acciones cualitativas que pueden hacer una gran diferencia en el cumplimiento de los propósitos de las Naciones Unidas:

  • Acción 1: La integración de los derechos humanos en el “alma” del  personal, de modo que puedan entender  qué significa los mandatos y compromisos de  derechos humanos  para su Departamento, Agencia, Fondo o Programa.
  • Acción 2: Proporcionar a los Estados miembros información veraz respecto a los pueblos en riesgo o sujetos a graves violaciones a los derechos humanos internacionales o al derecho humanitario.
  • Acción 3: Asegurar estrategias coherentes de acción sobre el terreno y el aprovechar  las capacidades del Sistema de las Naciones Unidas de una manera concertada. 
  • Acción 4: Adopción, en la sede del enfoque “Una sola ONU” para facilitar una acción coordinada temprana.
  • Acción 5: Lograr, a través de un mejor análisis, un mayor impacto en el trabajo de protección de los derechos humanos de la ONU. 
  • Acción 6: Apoyar todas estas actividades a través de un sistema mejorado de gestión de la información de graves violaciones de los derechos humanos así como del derecho humanitario.

[Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Disponible en: http://www.oacnudh.org/?p=3072]