Informe The Dialogue “Sin extraños en la puerta. Responsabilidad colectiva y respuesta regional a los refugiados venezolanos y la crisis migratoria”

(Washington D.C, 31/10/2018) La fundación El Diálogo Interamericano, centro de análisis e intercambio político, ha publicado un informe sobre la crisis migratoria venezolana y sus efectos en la región, llamado “Sin extraños en la puerta. Responsabilidad colectiva y respuesta regional a los refugiados venezolanos y la crisis migratoria”.

En el informe se señala que grandes números de venezolanos huyen de su país debido a la crisis económica, humanitaria y de gobernanza.  De acuerdo a El Diálogo, 1.6 millones de venezolanos han migrado desde 2015, lo llaman  “el éxodo más grande en la historia de las Américas. Además, señalan que cada vez más aumentan los números de personas venezolanas solicitantes de asilo alrededor del mundo, mientras muchos han sido beneficiados con residencias o permanencias alternativas en varios países de América del Sur.

Las medidas empleadas para dar respuesta al desplazamiento forzada de personas venezolanas según la fundación, ha sido una “curita útil”, pero el alto flujo migratorio es una presión creciente, a lo que recalcan que ante la falta de un fin a la crisis venezolana, es necesario una respuesta regional coordinada.

En el informe se señala que los desafíos que representan para la región “son innegables”. Tanto para los países como las comunidades anfitrionas luchan para incrementar sus capacidades para atender a ambas poblaciones. Sin embargo,  The Dialogue señala que “tratar este tipo de  desafíos como pasajeros o peor aún, limitar los flujos migratorios sin abordar las causas profundas de la crisis, dará resultados contraproducentes para todos los involucrados”; se propiciará la explotación, marginalización y las empresas críminales a costa de las personas venezolanas migrantes, para evitar esto se debe tomar en cuanta tanto las realidades de los países de acogida  y de las personas venezolanas migrantes y refugiadas, por lo que es necesario fomentar la respuesta humanitaria, la estructura institucional para la protección de los refugiados, la coordinación de políticas migratorias. mientras se aborda la xenofobia y la falta de responsabilidad.

Ante este escenario The Dialogue recomienda:

  • La comunidad internacional debe invertir en colectar  y evaluar los datos sobre las necesidades, características, y las vulnerabilidades de los venezolanos migrantes y , incluyendo los impactos diferenciados entre mujeres y niñas, niños, indígenas y las comunidades afrodescendientes.
  • La Organización de los Estados Americanos (OEA), la Naciones Unidas (ONU), y otras partes interesadas, incluyendo Estados pertinentes,  deben convocar una conferencia de donantes para abordar el déficit presupuestario humanitario.
  • Las partes interesadas aumentan la previsibilidad y el importe  de los mecanismos de financiamiento a largo plazo utilizando fondos o donaciones del sector privado y el producto de los activos confiscados de funcionarios venezolanos corruptos y otros actores criminales.
  • Los gobiernos deben evitar los cierres de fronteras. En su lugar deben reforzar y armonizar mecanismos que permitan a los  venezolanos regularizar su estatus, obtener oportunidades de empleo, y acceder a los básicos y servicios sociales como salud, educación y vivienda.
  • Los principales países de destino deben acordar compromisos sobre políticas de refugiados y migración basadas en su obligaciones legales internacionales y el principios de
    responsabilidad colectiva.
  • Hacer esfuerzos para integrar a los venezolanos en las comunidades anfitrionas., a la luz de la naturaleza prolongada de la crisis.
  • Organizaciones internacionales deben asistir a gobiernos locales y nacionaless, así como a organizaciones de la sociedad civil, en la lucha contra la xenofobia.
  • Funcionarios venezolanos de alto rango responsables de la corrupción y los abusos de los derechos humanos, deben ser incautados sus activos, prohibiciones de visa, y
    enjuiciamiento por la Corte Penal  internacional.

Para leer el informe completo, ingresa aquí