No proteger la biodiversidad puede ser una violación de los derechos humanos, según expertos de la ONU

(Ginebra, 26/06/2019) Un grupo de expertos de Naciones Unidas han alertado sobre la erosión de la naturaleza, la extinsión de las especies y la pérdida de diversidad biológica a niveles sin precedentes amenzan severamente los derechos humanos de las generaciones presentes y futuras.

En una declaración posterior a la publicación de un nuevo informe científico de la  Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPAS por sus siglas en inglés), los expertos independientes afirman estar alarmados pot los niveles ascelerados de la pérdida de biodiversidad de la cual la humanidad depende. La evaluación global más completa del estado de la naturaleza encontró que más de un millón de especies están en peligro de extinción.

«La pérdida de biodiversidad está teniendo y continuará teniendo efectos devastadores en un rango amplio de derechos humanos en las decadas por venir. Este informe es un fuerte recordatorio de que simplemente no podemos disfrutar nuestro derecho básico a la vida, la salud, alimentos y agua segura sin un ambiente limpio», dijo David Boyd, experto de la ONU sobre derechos humanos y el ambiente,

Fallar en proteger la biodiversidad puede constituir en una violación del derecho a un ambiente sano, derecho que es reconocido legalmente por 155 Estados y ahora debería ser reconocido globalmente como un derecho fundamental, dijeron los expertos.

«La protección de la diversidad biológiva es indispensable para realizar el derecho a la disponibilidad, accesibilidad, sustentabilidad y alimentos nutritivos. La agricultura industrial es uno de los principales culpables del declive de la biodiversidad, es vital tener políticas efectivas y balanceadas para proteger la salud del ecosistema mientras se producen suficientes alimentos nitritivos para todos, dijo Hilal Elver, relator especial para el derecho a la alimentación.

Desde la polinización a la fotosíntesis, todos los humanos dependen de un ecosistema sanp. Pero las comunidades más pobres del mundo, personas indígenas, granjeros y pescadores son particularmente vulnerables al impacto negativo de los cambios en el clima, biodiversidad y las funciones del ecosistema.

«El informe de IPBES debería encender las alarmas acerca de la urgencia de convertir en más límpias las economías y sociedades, direcciones más verdes», dijeron los expertos.

«Mientras los impactos devastadores de la contaminación y la asceleración del cambio climático, se vuelvo escencial usar todas las herramientas disponibles, incluyendo la efectiva regulación de los negocios, para abordar estos retos planetarios», dijeron los miembros del Grupo de Trabajo de las NU sobre derechos humanos y corporaciones trasnacionales y otros negocios. Sin embargo, dijeron, que también es vital que se tomen acciones urgentes para proteger lo que resta de la naturaleza, estas acciones respetan y protegen los derechos humanos.

“En el pasado, las acciones de conservación como los nuevos parques y los esfuerzos de energía renovable han violado los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales. El uso de un enfoque basado en derechos, como lo recomienda el informe de la IPBES, evitará este tipo de violaciones en el futuro «.

«Como la mayoría de los puntos críticos de biodiversidad del mundo se superponen con los territorios de los pueblos indígenas, la protección de sus derechos sobre estos territorios es un imperativo», dijo Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas.

Los Estados ya han alcanzado acuerdos para combatir las causas de la pérdida de biodiversidad, que incluyen la destrucción de hábitats, la caza ilegal, la tala y la pesca, la sobreexplotación de tierras, pesticidas y otros agroquímicos, la contaminación y el cambio climático. Pero ahora se necesitan medidas urgentes para implementar marcos legales e institucionales para proteger la biodiversidad y todos los derechos humanos que dependen de los ecosistemas saludables. Los expertos deben garantizar la información pública y la participación en las decisiones relacionadas con la biodiversidad y proporcionar acceso a recursos efectivos para su pérdida y degradación, dijeron los expertos.

* Los expertos de la ONU:  David. R. Boyd, Relator Especial sobre derechos humanos y medio ambiente; Hilal Elver, Relatora Especial sobre el derecho a la alimentación;Léo Heller, Relator Especial sobre los derechos humanos al agua potable y el saneamiento; Victoria Tauli Corpuz, Relatora Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas; Baskut Tuncak, Relator Especial sobre las implicaciones para los derechos humanos de la gestión y eliminación ambientalmente racional de sustancias y desechos peligrosos; Surya Deva (Presidente),  Elżbieta Karska (Vicepresidenta), Githu Muigai, Dante Pesce y Anita Ramasastry, miembros del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre derechos humanos y empresas transnacionales y otras empresas comerciales.

Traducción no oficial

Fuente oficial