La situación de los derechos humanos en Venezuela fue mencionada por varias delegaciones en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas

(Ginebra, 11/09/2019) La crisis de derechos humanos que padece Venezuela fue uno de los temas tratados por las delegaciones de los países que actualmente conforman el Consejo de Derechos Humanos durante su °42 periodo de sesiones, luego de la actualización oral realizada por la Alta Comisionada  en cumpliendo con el mandato establecido en la resolución «Protección y Promoción de los Derechos Humanos en la República Bolivariana de Venezuela»

A continuación las declaraciones de las delegaciones que hicieron mención a la situación de los derechos humanos en Venezuela

España:  Coincidimos con la preocupación de la Alta Comisionada por las violaciones y el deterioro de la situación de los derechos humanos en varias partes del mundo.

En el caso específico de Venezuela, España apoya una solución pacífica y democrática decidida por los venezolanos  mediante elecciones presidenciales anticipadas. Con este fin España respalda el proceso de Oslo; la plena cooperación de Venezuela con la OACNUDH mediante establecimiento de una oficina en el país, y el cumplimiento de las recomendaciones contenidas en el informe, son elementos imprescindibles para garantizar la protección de los derechos humanos en Venezuela.

Croacia: La situación en Venezuela continua siendo de gran preocupación ya que no hay señales de mejora en la crisis de derechos humanos y humanitaria en desarrollo.

Información sobre detenciones arbitrarias, torturas y ejecuciones extrajudiciales indican la gravedad de la situación de los derechos humanos. Urgimos a las autoridades venezolanas a implementar las recomendaciones que la Alta Comisionada realizó en su informe, y esperamos coopere en su totalidad con la OACNUDH para evitar mayor deterioro de la situación.

Japón: Japón está profundamente preocupado por las violaciones de los derechos humanos en Venezuela, así como por las dificultades que enfrentan las personas más vulnerables en ese país.

Japón espera que el nuevo establecimiento de la oficina de la OACNUDH ayude a mejorar la situación de los derechos humanos en Venezuela.

Dinamarca: Los efectos de la falta de Estado de Derecho se ven en países como Camboya, Venezuela y Nicaragua. La persecución de la oposición política en estos países es preocupante. Para nosotros es de gran preocupación el uso sistemático de la tortura en Venezuela y Nicaragua.

Chile: La actualización oral es una evidencia del continuo deterioro en Venezuela, documentando casos de detenciones arbitrarias, tortura y violencia, a lo que se debe sumar las gravisimas vulneraciones al derecho a la salud, a la alimentación, al trabajo y el impacto sin precedentes desencadenado por el flujo migratorio.

Valoramos el acuerdo alcanzado con el régimen venezolano para establecer un mecanismo para tratar casos individuales y las recientes medidas médicas adoptadas para atender la situación médica de algunos detenidos. Además de la decisión de otorgar acceso al país a 10 procedimientos especiales en los próximos dos años. Confiamos que estas medidas y el restablecimiento del equipo de la OACNUDH en Caracas permita generar un marco de trabajo cooperativo que se mantenga en el tiempo y contribuya a frenar el profundo deterioro de la situación de los derechos humanos en el país.

China: Expresamos nuestra preocupación sobre los efectos de las medidas unilaterales sobre Venezuela y el disfrute de los derechos humanos de su pueblo. En lo que respecta a China, se deben dejar las sanciones a un lado y brindar asistencia al país y apoyar una solución política a través del diálogo y respetando su soberanía.

Uruguay: Agradecemos a la Alta Comisionada por la actualización oral sobre la situación en Venezuela, así como el informe escrito presentado en el mes de Junio.

Quisiéramos reiterar que estos informes realizados con independencia e imparcialidad y objetividad son la forma en que los organismos internacionales deben actuar en defensa de los derechos humanos.

Tomamos nota con agrado, que el camino de diálogo y cooperación que ha emprendido su oficina con el gobierno venezolano comienza a plasmarse en algunos resultados concretos que benefician la causa de los derechos humanos. Aspiramos a que esta sea la vía que permita poner fin a las alarmantes violaciones de derechos humanos consignadas en su informe escrito, permitiendo una saludable rendición de cuentas necesaria para re-instaurar una sociedad reconciliada y justa, en la que la impunidad no tenga lugar.

Hacemos un llamado al gobierno de Venezuela para que continúe profundizando este compromiso, dando pasos completos en la implementación de las recomendaciones contenidas en el informe, las que mantienen plena vigencia.

Solo el diálogo y el espíritu de compromiso permiten a las naciones superar sus diferencias. La violencia y la intransigencia nunca han sido buenas soluciones. Tampoco lo son las sanciones unilaterales, cuyo efectos recaen siempre sobre los más débiles y vulnerables. La continuación de las vías de diálogo y negociación en Venezuela son una responsabilidad de todos sus líderes, y es un deber moral de la comunidad internacional apoyarlos en su empeño.

Uruguay ratifica su firme disposición a continuar contribuyendo al diálogo y a la paz en el marco del grupo internacional de contacto y el mecanismo de Montevideo. Así mismo, alentamos toda iniciativa que contribuya a través del diálogo y la negociación a una salida pacífica a la crisis venezolana.

Argentina: Agradecemos los informes presentados por la Alta Comisionada sobre Venezuela Condenamos las graves y sistemáticas violaciones de los derechos humanos en Venezuela, que incluyen ejecuciones extrajudiciales, tortura, detenciones ilegales y arbitrarias, desapariciones forzadas y negación de derechos básicos, especialmente los relacionados con el derechos a la salud, la alimentación y la educación.

El grave deterioro del Estado de Derecho, la violencia generalizada, los patrones de tortura y ejecuciones extrajudiciales, la aguda crisis económica , las urgentes necesidades humanitarias, el colapso de muchos servicios públicos, así como la explotación de pueblos indígenas descritos en los informe por la Alta Comisionada y su oficina tienen que llegar a su fin de inmediato.

Nos preocupa la severa crisis política, económica y humanitaria que lleva diariamente a miles de venezolanos (más de 4 millones hasta la fecha, según cifras de la OIM y ACNUR), a abandonar su país en búsqueda de protección en otros países latinoamericanos con efectos regionales y globales.

Las constantes violaciones de los derechos y las libertades fundamentales por parte del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro, nos llevan a reiterar que la solución a esta crisis pasa por la convocatoria sin demora a elecciones presidenciales libres, justas y transparentes.

Consideramos que el Consejo de Derechos Humanos tiene la responsabilidad de hacer cumplir su mandato y utilizar los mecanismos que se encuentran a su disposición para coadyuvar al derecho de la recuperación de la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición, rendición de cuentas, el pronto restablecimiento del orden democrático y del disfrute pleno de los derechos humanos, por lo que estimamos resulta indispensable apruebe una resolución en este sentido.

Reiteramos nuestra convicción de que la transición a la democracia debe ser conducida por los propios venezolanos de forma pacífica y en el marco de la Constitución y el derecho internacional, apoyada por medios políticos y diplomáticos sin el uso de la fuerza. El retorno de la democracia y de todos los derechos a Venezuela deben ser nuestra prioridad.

Finlandia: Recibimos con beneplácito el informe de la Alta Comisionada sobre Venezuela. Estamos muy preocupados por la violaciones documentadas. El informe demuestra la importancia del Estado de Derecho y muestra la urgencia de una transición democrática a través de elecciones libres, justas y creíbles. Apoyamos las negociaciones realizados en Barbados facilitadas por Noruega.

Ecuador: Agradecemos por los informes presentados por la Alta Comisionada. Con respecto al de Venezuela, Ecuador toma nota sobre el señalamiento de que se garantizará el acceso a 10 titulares de mandatos de procedimientos especiales de Naciones Unidas en los próximos 2 años.

No obstante a lo anterior, esta delegación considera que la comunidad internacional debe seguir  dando constante y urgente atención a lo manifestado en el informe de la Alta Comisionada, en cuanto a que en Venezuela se siguen violando los derechos humanos que afecta el pleno goce de su población a la alimentación, salud, trabajo, libertad de opinión y de expresión, acceso efectivo a la justicia y reparación efectiva y sobre todo al derecho a la vida.

Resulta igualmente preocupante, el deterioro de la situación humanitaria, la no disolución de las fuerzas de acciones especiales bolivarianas (FAES) y la falta de investigación imparcial de las  violaciones de derechos humanos cometidas por sus miembros, entre otros incumplimientos de las recomendaciones realizadas por la Alta Comisionada en su informe del 5 de julio de 2019.

Así mismo, lamentamos la represión selectiva, persecuciones por motivos políticos, detenciones arbitrarias, torturas y otros tratos o penas crueles e inhumanas o degradantes contra quienes manifiestan su oposición al régimen.

Las consecuencias de la grave crisis en Venezuela se ha reflejado entre otros aspectos en la salida de al menos 4.3 millones de ciudadanos venezolanos en condición de migrantes y refugiados, quienes han sido calurosamente acogidos por países de la región, entre ellos Ecuador. Este fenómeno de enormes y complejas consecuencias, también ha expuesto a esa población a múltiples dificultades, entre las cuales está el hecho de que podrían ser víctimas de grupos delicuenciales  trasnacionales.

Ecuador respalda la labor que realiza la Alta Comisionada y continuará apoyando las iniciativas que contribuyan a superar la profunda crisis humanitaria que enfrenta el pueblo venezolanos en el marco de un proceso genuino y efectivo de diálogo entre todos los actores relevantes y bajo el estricto respeto de los derechos humanos. 

Suiza: Sobre Venezuela, Suiza está muy alarmada por las reiteradas violaciones de los derechos humanos e insta al gobierno a cooperar con la Alta Comisionada.

Luxemburgo: En cuanto a Venezuela, compartimos la preocupación de la Alta Comisionada. La democracia y el Estado de Derechos deben ser restaurados lo más pronto posible.

República Democrática de Corea (Corea del Norte): Reafirmamos nuestra negativa a la injerencia en asuntos internos con el pretexto de la defensa de los derechos humanos, como ocurre en nuestro caso, en el de China, Venezuela y Nicaragua.

Suecia: Continuamos preocupados por la situación de los derechos humanos en Venezuela. Apoyamos totalmente a la Alta Comisionada en sus esfuerzos por conseguir el respeto para los derechos humanos y así como las recomendaciones realizadas en su informe.

Llamamos al gobierno de Venezuela a cooperar con la OACNUDH y asegurarse de que se implementen sus recomendaciones. 

Colombia: Valoramos los esfuerzos realizados por la oficina de la  Alta Comisionada que buscan poner fin a las graves violaciones que afectan a millones de personas en Venezuela con efectos desestabilizadores en la región.

A pesar de los avances señalados por la Alta Comisionada sobre el trabajo de su oficina y el régimen de Nicolás Maduro, consideramos que es el momento de no desistir en los esfuerzos de restaurar el restablecimiento de los derechos civiles, políticos, económicos y sociales de todos los venezolanos.

La degradante situación carcelaria y penitenciaria, las detenciones injustificadas de opositores políticos, el deterioro continuo de la situación económica, el desabastecimiento de combustible, así como los obstáculos para adquirir alimentos y acceder a los servicios de salud, que ha si descrito  por la Alta Comisionada en su informe demuestra que la comunidad internacional debe seguir exigiendo el respeto de la integridad y restitución de la plena vigencia de los derechos humanos en Venezuela.

Frente al éxodo que no se detiene, Colombia refrenda su compromiso indeclinable de continuar brindando asistencia  a los más de 1.4 millones de venezolanos que han buscado refugio en el país. Alertamos a la comunidad internacional a movilizar urgentemente mayores recursos para apoyar los esfuerzos de aquellos países que en condición de receptores reciben el mayor impacto.  

Colombia invita a la comunidad de democracias a no desfallecer en el propósito de lograr el restablecimiento del Estado de Derecho en Venezuela. Seguiremos liderando y apoyando propuestas razonables que mitiguen los efectos de la crisis en la región y garantice la supervivencia de los venezolanos.

Paraguay: Sobre Venezuela, el Paraguay se adhiere a la declaración realizada por Perú, en representación de un grupo de países [Grupo de Lima], sobre la situación de los derechos humanos en esa hermana nación.

Puedes ver las declaraciones aquí:

10 de septiembre

11 de septiembre

Un comentario sobre “La situación de los derechos humanos en Venezuela fue mencionada por varias delegaciones en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas

Comentarios cerrados.