Venezuela desciende tres posiciones en el índice anual de libertad de prensa

(Paris, 22/04/2019) Reporteros sin fronteras (RSF), organización internacional dedicada a la defensa de la libertad de prensa, ha publicado su informe índice anual de libertad de prensa 2019, donde califica a 180 países.

De acuerdo al análisis realizado por RSF, el odio a los periodistas degenera en violencia, lo que hace que aumente el miedo y sigue reduciéndose el número de países que se considera seguros (aquellos en los que los periodistas pueden ejercer su oficio sin correr peligro), mientras que crece el control que ejercen los regímenes autoritarios en los medios de comunicación.

«La hostilidad hacia los periodistas, incluso el odio transmitido por dirigentes políticos en numerosos países, ha dado lugar a actos de violencia cada vez más graves y frecuentes, incrementado así los peligros que enfrenta la prensa y provocando un grado de miedo inédito en algunos lugares», afirma la organización.

Venezuela

En el índice de este año Venezuela desciende 5 puestos conrrespecto a 2018, ubicandose este año en el lugar número 148 de los 180 países que conforman el análisis. De acuerdo a RSF los periodistas en Venezuela se enfrentan a las detenciones y los actos de violencia de las fuerzas del orden.

Según RSF desde el ascenso a la presidencia de Nicolás Maduro en 2013 este «se empeña en acallar la voz de la prensa independiente y sigue controlando la información».  Destacan las repetidas ocasiones en las que Nicolás Maduro ha mencionado una “guerra mediática» para desacreditar a los medios de comunicación nacionales e internacionales que critican al gobierno.

«Esto vuelve aún más tenso el clima en que deben trabajar los periodistas, que empezó a deteriorarse tras la crisis política y económica que comenzó en 2016. En 2017 y 2018 se intensificó la represión de la prensa independiente y RSF registró un número récord de detenciones arbitrarias y de actos de violencia contra periodistas, a manos de las fuerzas del orden y de los servicios de inteligencia venezolanos».

Reporteros sin fronteras descatan que la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel) priva de frecuencia de difusión a las estaciones de radio y los canales de televisión que considera demasiado críticos con el gobierno; «con frecuencia, las autoridades también detienen, interrogan y expulsan de su territorio a periodistas extranjeros». En el análisis se sañala que 2018 estuvo marcado por el exilio de numerosos periodistas, que huyeron del país debido a las amenazas, para preservar su integridad física. Además, la ley adoptada en 2010 contempla que el gobierno pueda sancionar cualquier contenido que “cuestione a la autoridad constituida legítimamente”, lo que se traduce en detenciones abusivas de reporteros y juicios por difamación. Por otra parte, la escasez de papel suele poner en peligro la circulación de la prensa escrita.

Es necesario resaltar que junto a Venezuela otros 6 países con gobiernos autoritarios también tuvieron un descenso:  Rusia (149º, -1), donde el gobierno incrementó las presiones que ejerce en los medios de comunicación independientes y su control de internet, valiéndose de detenciones, registros arbitrarios y leyes liberticidas. Vietnam (176º), seguida de China (177º, -1), también pierde una posición. En el Cuerno de África, Eritrea permanece en el antepenúltimo lugar (178º), a pesar del acuerdo de paz que firmó con Etiopía. Mientras que Turkmenistán (180º, -2) ahora ocupa el último lugar de la Clasificación, en lugar de Corea del Norte (179º, +1).

Para acceder al íncide anual de libertad de prensa, ingresa aquí