Grupo Internacional de Contacto condena la decisión de inhabilitar a Juan Guaidó

(Quito, 29/03/2019) El Grupo de Contacto Internacional (GCI) se reunió el 28 de marzo de 2019, en Quito, a nivel ministerial para discutir los últimos desarrollos en Venezuela, los hallazgos de las misiones del GCI en las dos vías identificadas en la Declaración de Montevideo y decidir los próximos pasos para tomar. El GCI reafirma que la crisis múltiple que afecta a Venezuela solo puede tener una solución política, pacífica, democrática y de propiedad venezolana, excluyendo el uso de la fuerza, mediante la celebración de elecciones presidenciales libres, transparentes y creíbles lo antes posible.

El GIC reitera su grave preocupación por el rápido deterioro de las condiciones de vida de millones de venezolanos, en particular las mujeres, los niños, los ancianos y los pueblos indígenas, debido a la falta de alimentos, atención médica y servicios básicos. El Grupo expresa su compromiso de movilizar más asistencia, implementarla de conformidad con los principios humanitarios de humanidad, imparcialidad, neutralidad e independencia, y en pleno cumplimiento de la resolución 46/182 de la AGNU.

En este contexto, el Grupo encomia el progreso realizado por la ONU, en particular el establecimiento del equipo de coordinación para la cooperación y la asistencia, liderado por la ONU e integrado por otras organizaciones nacionales e internacionales especializadas. Ahora es importante y urgente que estas organizaciones brinden eficazmente y amplíen significativamente la asistencia rápidamente, sin restricciones, sin interferencias políticas. El trabajo de la ONU cuenta con el pleno apoyo de los miembros del GIC.

El Grupo reconoció los esfuerzos de los países anfitriones en la región que han recibido más de 3 millones de refugiados y migrantes venezolanos. Celebra la implementación de las medidas anunciadas en la “Declaración de Quito sobre la movilidad humana de los ciudadanos venezolanos en la región” y pide a los donantes que implementen su “Plan de acción”. También acoge con satisfacción la movilización por parte de la UE de 50 millones de euros adicionales para ayudar a las personas más vulnerables en Venezuela y en la región.

El GCI exhortó a todas las partes a respetar la necesidad de imparcialidad, neutralidad e independencia de la ayuda humanitaria y las organizaciones humanitarias y también pide a otros donantes que aumenten su asistencia según estos mismos principios para abordar las crecientes necesidades de los venezolanos. El grupo tomó nota de los pasos tomados para facilitar el trabajo de las organizaciones humanitarias y solicita acciones adicionales para permitir el establecimiento de organizaciones humanitarias adicionales y garantizar el acceso sin restricciones a grupos y áreas vulnerables en todo el país.

El GIC condenó la reciente decisión del Contralor General de Venezuela de inhabilitar a Juan Guaidó de ocupar un cargo público durante 15 años. “Tal decisión política sin tener en cuenta el debido proceso es otra demostración de la naturaleza arbitraria de los procedimientos judiciales en el país. Una restauración de la democracia, el estado de derecho y la separación de poderes es urgente. Estas acciones socavan aún más los esfuerzos para fomentar una solución pacífica y democrática a la crisis en Venezuela”, afirmó Mogherini.

El GIC expresó su mayor preocupación por la magnitud y la gravedad del impacto de la crisis actual en los derechos humanos según lo informado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en su última actualización sobre Venezuela. El arresto de Roberto Marrero exacerba una situación ya tensa. El Grupo pidió la liberación inmediata e incondicional de todos los presos políticos. Los líderes políticos, los defensores de los derechos humanos y los periodistas deben poder realizar sus tareas sin intimidación, incluso por parte de grupos armados ilegales. La inmunidad parlamentaria de todos los miembros de la Asamblea Nacional debe ser respetada.

El Grupo subraya la necesidad de restaurar la plena democracia y el orden constitucional de Venezuela de manera pacífica, comenzando por el respeto al mandato constitucional de la Asamblea Nacional elegida democráticamente. Destaca su rechazo firme al uso de la fuerza. La solución a la crisis radica en devolverle la voz a la gente en elecciones democráticas, en línea con los estándares internacionales.

De acuerdo con los hallazgos y conclusiones del grupo de trabajo sobre el proceso electoral, la conducción de dicho proceso electoral hacia nuevas elecciones presidenciales debe incluir un acuerdo entre todos los actores relevantes sobre la base de una hoja de ruta acordada que permita, entre otras cosas:

  1. La reinstitucionalización de instituciones estatales clave, incluido el Consejo Nacional Electoral, la Corte Suprema de Justicia y las instituciones del Poder Ciudadano.
  2. La provisión de garantías de que todos los posibles candidatos y partidos políticos podrán participar.
  3. Una actualización completa del registro de votantes, incluidos los votantes jóvenes y los venezolanos en el extranjero.
  4. Enmienda del marco legal para las elecciones para permitir el despliegue de misiones internacionales de observación de elecciones.

De solicitarse el GIC está listo para ayudar en un futuro proceso electoral mediante medidas de fomento de la confianza, como el despliegue y el apoyo a misiones de observación de elecciones, auditorías internacionales de los sistemas electorales de TIC y / o un registro de votantes revisado, y cualquier otro acciones de apoyo que se considerarían necesarias para implementar un acuerdo que conduzca a elecciones libres, creíbles y transparentes.

Este proceso podría beneficiarse de un conjunto adecuado de condiciones políticas, económicas y sociales, que también jugarían un papel en la estabilización del país. El Grupo insta a las autoridades a tomar medidas concretas que permitan al país avanzar en esta dirección.

El GCI expresa su voluntad de aumentar los contactos con socios regionales e internacionales para fomentar un entendimiento común y una respuesta a la situación en Venezuela. En este contexto, acoge con satisfacción la participación del Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Primer Ministro de Saint Kitts y Nevis, en su calidad de Presidente de la CARICOM, Secretario General de CARICOM, en la sesión de divulgación de la reunión.

El GIC continuará su trabajo sobre asistencia humanitaria y elecciones y realizará misiones de seguimiento para continuar las discusiones con los actores venezolanos relevantes a nivel técnico y / o político. El ICG volverá a reunirse a nivel ministerial a principios de mayo en Costa Rica.

Traducción no oficial.

Para leer el comunicado oficial, ingresa aquí