Relator Especial de la ONU llama a reforzar la cooperación internacional para garantizar los derechos humanos de las personas venezolanas migrantes

(Ginebra, 05/09/2018) Felipe González Morales, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos de los migrantes, llamó a reforzar la cooperación internacional  para garantizar los derechos humanos de las personas migrantes venezolanas sin importar donde estén.

El Relator aprobó las políticas aplicadas por lo gobiernos de la región para la recepción y regularización de los venezolanos y afirmó que estas acciones son un ejemplo a seguir para el resto de las regiones, “saludo la solidaridad de los países latinoamericanos que en los últimos años han acogido a cientos de miles de personas migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas que han salido de Venezuela por la situación política, económica y social que vive el país. En tiempos en que están ganando terreno los discursos racistas y xenófobos de anti-inmigración, la respuesta de los países latinoamericanos constituye un ejemplo e inspiración para otras regiones del mundo que están cerrando las puertas a la migración”, exhortando a a reforzar la cooperación regional para adoptar respuestas coordinadas.

Ante el incremento de venezolanos migrantes en condiciones vulnerables afirmó, “la crisis migratoria se encuentra en un punto de inflexión que requiere de una respuesta regional coordinada y del apoyo efectivo de los países de acogida así como de la comunidad internacional”. Además, advierte sobre la xenofobia y ve con preocupación los recientes brotes ocurridos en países de América Latina, y las recientes política restrictivas adoptadas por países como Perú y Ecuador, “Aunque entiendo la enormidad del desafío a la que se enfrentan los países receptores, estas medidas restrictivas no son la solución, dado que pueden incrementar la migración irregular y, por lo tanto, poner a las personas migrantes en una mayor situación de riesgo de explotación laboral, trata y tráfico de personas”.

Con el fin de asegurar un proceso efectivo, se deben adoptar respuestas basadas en los derechos humanos y con perspectiva de género a través de medidas alternativas de residencia temporal legal y programas de regularización que garanticen el acceso a derechos básicos de atención médica, alimentación, alojamiento, educación, unidad familiar, libertad de movimiento, trabajo e integración económica y social, “y en los casos que sea necesario, facilitar los requisitos de documentación y aliviar los costos para garantizar el acceso a dichos derechos.” A su vez, el experto resaltó que “urge un mayor apoyo internacional para fortalecer y agilizar los procedimientos de asilo y otros procesos de protección internacional, así como desarrollar sistemas de recopilación y monitoreo de datos de llegadas de personas migrantes con el fin de determinar sus necesidades y desarrollar políticas adecuadas”

Para leer el comunicado oficial, ingresa aquí