Mercosur activa la Cláusula Democrática para Venezuela – Protocolo de Ushuaia

(Buenos Aires, 01/04/2017, CivilisDDHH). Los Cancilleres de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, suscribieron este sábado 1 de abril un comunicado que dio paso a la activación de la Cláusula Democrática o Protocolo de Ushuaia del Mercosur a Venezuela, en razón de la ruptura del orden orden democrático que se vive en dicho país.

La canciller de Argentina, Susana Malcorra, destacó que “Esto es un proceso iniciado que está lanzado en el cumplimiento del Tratado de Asunción y sus Protocolos. La Carta Democrática de la OEA, al igual que la Cláusula Democrática del Mercosur, no implica la expulsión del Estado involucrado sino que implica un seguimiento de cerca de la situación, un acompañamiento, la búsqueda de soluciones, un diálogo, una contribución y una ayuda para asegurar que los principios democráticos estén totalmente vigentes”.

“Estamos en una situación en la que claramente la separación de poderes, esencia de las instituciones democráticas, no está funcionando”, agregó la Canciller de Argentina.

Entre las peticiones contempladas en el comunicado se encuentran, entre otras: la liberación inmediata de los presos políticos y el respeto al calendario electoral prevista en la Constitución.

La información de la rueda de prensa fue publicada por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina por medio de nota de prensa No. 104/17 del 1° de abril del 2017. En ella, destacan las palabras de la Canciller argentina Susana Malcorra, quien indicó:

“Nosotros tenemos instrumentos dados en la OEA, en el Mercosur, y en Unasur también, que ponen los objetivos de los derechos humanos y de los derechos democráticos como parte central de nuestros compromisos. Por eso, discutir estas cuestiones no es ‘injerencismo’. Discutir estas cuestiones  es volver a las bases de los compromisos que todos hemos adoptado cuando nos hemos incorporado, en este caso al Mercosur, pero también a la OEA”.

Declaración de los Estados Parte del Mercosur sobre la República Bolivariana de Venezuela

La República Argentina, la República Federativa de Brasil, la República del Paraguay y la República Oriental del Uruguay,

Reafirmando que la plena vigencia de las instituciones democráticas es condición esencial para la existencia y desarrollo del MERCOSUR,

Teniendo en cuenta la ruptura del orden democrático en la República Bolivariana de Venezuela,

En cumplimiento del Tratado de Asunción y sus Protocolos y reafirmando sus principios y objetivos,

DECIDEN

1.- Instar al Gobierno de Venezuela a adoptar inmediatamente medidas concretas, concertadas con la oposición, de acuerdo a las disposiciones de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y demás normas aplicables, para asegurar la efectiva separación de poderes, el respeto al estado de derecho, a los derechos humanos y las instituciones democráticas.

2.- Exhortar al Gobierno de Venezuela a respetar el cronograma electoral que se deriva de su normativa institucional, reestablecer la separación de poderes, garantizar el pleno goce de los derechos humanos, las garantías individuales y las libertades fundamentales y liberar a los presos políticos.

3.- Continuar las ocnsultas entre sí y promover consultas con la República Bolivariana de Venezuela tendientes al reestablecimiento de la plena vigencia de las instituciones democráticas en ese país, acompañando dicho proceso.

4.- Instruir a la Presidencia Pro Tempore a iniciar las consultas indicadas en el párrafo anterior, con todas las partes venezolanas involucradas.

5.- Reiterar su solidaridad al pueblo hermano de Venezuela, a las víctimas de la persecución política y de violación de derechos humanos, así como su disposición a colaborar en pos de una solución pacífica y definitiva de la crisis política, instituconal, social, de abastecimiento y económica que atraviesa la República Bolivariana de Venezuela.

Buenos Aires, 1 de abril del 2017

Descargar Declaración Aquí.

Protocolo de Ushuaia

El Protocolo de Ushuaia fue acordado y ratificado por los cuatro Estados fundadores, junto con Bolivia y Chile. Según su artículo 1, el proceso de integración en el marco del MERCOSUR depende de la “plena vigencia de las instituciones democráticas”. Así, en caso de que hubiere una ruptura del orden democrático en alguno de los Estados Parte (artículo 3), se aplicarían los procedimientos establecidos en el mismo Protocolo, hasta el momento en que se normalizara la situación. Los artículos 4 y 5 establecen las medidas que se pueden tomar en el seno del MERCOSUR en estos casos: en primera instancia, se pueden llevar a cabo procesos de consulta entre los Estados y con el Estado afectado. En caso de que las consultas sean infructuosas, los Estados pueden decidir tomar diversas medidas, que van desde suspender el derecho a participar en los distintos órganos del MERCOSUR y en el proceso de integración hasta la suspensión de los derechos y obligaciones que emergen de estos procesos. Todas las decisiones deben ser tomadas por consenso.

El Protocolo de Ushuaia, al establecer que la plena vigencia de las instituciones democráticas es condición necesaria para los procesos de integración, convierte el respeto a la democracia en una de las condiciones para formar parte del bloque económico, por lo que el Protocolo, al que también se conoce como Cláusula Democrática, es hoy en día uno de los documentos base del MERCOSUR, de obligatorio cumplimiento a todos los Estados Parte. En este sentido, no solamente los Estados Parte tienen la obligación de respetar las reglas democráticas, si no que, además, en el marco del derecho internacional, han tomado el compromiso de tomar acciones para procurar que ninguno de los miembros se desvíe del cauce democrático.

ANTECEDENTES

Los problemas de Venezuela ante el MERCOSUR no iniciaron con la aprobación del comunicado arriba descrito.

A mediados del 2016, se suscitó en el seno de la organización una polémica sin precedentes: varios Estados del bloque se mostraron reacios a entregar la Presidencia Pro Témpore a Venezuela luego de que culminara el período de Uruguay. La posición de la Presidencia del organismo se rota entre los Estados cada seis meses, por orden alfabético. La transición de un Estado a otro se realiza en una Cumbre de Cancilleres en alguno de los Estados Parte. Sin embargo, Uruguay se vio obligada a cancelar la Cumbre a celebrarse en Montevideo en julio del 2016, dada las preocupaciones presentadas por algunos de los Estados, quienes se negaron a traspasar la Presidencia a Venezuela ante la deteriorada situación de los derechos humanos y la democracia en el país.

Ante la crisis diplomática, la Canciller Delcy Rodríguez, anunció de manera unilateral que Venezuela asumía la Presidencia, acción que fue desconocida por el resto de los Estados. Como solución, Cancilleres decidieron ejercer una “Presidencia Conjunta” hasta que tocara el turno del siguiente Estado, Argentina. Asimismo, dieron a Venezuela un plazo hasta el 1º de diciembre del 2016 para que adoptara más de un centenar de normas del MERCOSUR que aún no había incorporado al sistema legal nacional.

El 2 de diciembre, el Canciller de Paraguay dio a conocer que Venezuela había sido suspendida del MERCOSUR por no haber cumplido con la adopción de la normativa que faltaba, hasta que Venezuela tomara las acciones que consideraban necesarias. Así, Venezuela continuaba siendo miembro del organismo, pero sin derecho a voto. La decisión fue inmediatamente rechazada por la Canciller, quien anunció que Venezuela seguía siendo parte del bloque y que seguía en ejercicio de la Presidencia Pro Témpore; además, denunció que se estaba intentando llevar a cabo un “Golpe de Estado”.

A mediados de diciembre del 2016, las tensiones de Venezuela con el resto de los Estados del bloque aumentaron, luego de que la Canciller Delcy Rodríguez intentó entrar a la fuerza a una reunión de Cancilleres a la cual no había sido invitada, considerando la decisión tomada apenas algunos días antes.